Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

Los perros de Paulova IV

Escrito por admin el 23 Mayo 2009 – 11:05

Un día un familiar me escribió una carta en la que me decía que:” nuestro matrimonio era un trío en el que Paulova ocupaba un puesto muy significativo…”.Lo leí con sorpresa , en el momento no sabia a que venia. Lo conté en el grupo y la bronca fue monumental. Paulova lejos de comprender e interpretar correctamente el mensaje, ya que en aquellos momentos ella le daba mucha importancia a los sentimientos, y lejos de producirle empatía, fue como si yo mismo hubiera escrito la carta. Me vi en la obligación de pedir explicaciones en casa, con el consiguiente disgusto por parte de ellos, claro está.

Esta fue una practica habitual por parte de todos los miembros de la jauría con Paulova a la cabeza. Nuestros familiares optaron por no decirnos nada, mejor dicho se resignaron a ello, ya que lo contrario era una bronca continua, y en cierta manera era perdernos de vista para siempre, o al menos ese era su sentimiento. Paulova vivía al margen , según decía:”se había expuesto a una denuncia pública”, y con esto nos tapaba la boca una y otra vez. Nos repetía hasta la saciedad que lo ocurrido era nuestra responsabilidad y que ella había puesto su vida en todo esto. Indudablemente que había puesto la manera de ganarse la vida, y además muy bien, o mejor dicho exageradamente bien. Paulova era un genio de las finanzas , propias por supuesto…

Aún no habiamos asimilado las enseñanzas chamánicas del pueblo americano, se le ocurrió que tenía que ir a New York en busca de esa unión entre el cielo y la tierra, una gran quimera. Yo era un perrito cero a la izquierda, es decir sin voz ni voto como la mayoría de los canes masculinos. Un buen día se nos presentó con una gran capa y un planteamiento nuevo. La verdad que Paulova siempre ha sido una turmix espiritual

Sin respetar los tiempos creía tener todo el conocimiento necesario para ocupar el lugar de gente a la cual le había costado toda una vida llegar allí.¡Claro, tenía el beneplácito de sus oráculos particulares, y escuchaba de ellos lo que quería escuchar, o lo interpretaba a su manera;de tal manera que ocupaba un lugar privilegiado en la jerarquía espiritual mundial.¡Teníamos un verdadero lujo!

El trabajo espiritual que desarrollábamos no tenía parangón, era único, sin embargo no tenía nombre ni forma, hasta que se le ocurrió a Paulova asemejarlo a una diana, en el exterior estaban los prejuicios y todas las ideologías que tantos años nos habían acompañado,en la capa inferior estaba la culpa que impedía que las actuaciones tuvieran otro destino, y por último el verdadero dolor lo que nos atoraba a la rueda del karma. No dudo de que no pueda ser así, pero realmente Paulova repetía los mismos esquemas que predicaba , ya que su método estaba basado en la culpa, es decir a rey muerto rey puesto.

Paulova comenzó a dar seminarios, que osadía, los agentes comerciales eramos nosotros los perritos de la jauría, era una necesidad apremiante, nuestra domadora no tenía credibilidad, ni ningún tipo de prestigio, como es natural, simplemente tenía un circo de perritos y perritas adiestrados para hacer lo que ella les pidiera, y nosotros naturalmente obramos en consecuencia. Entró más gente en el grupo, gente con problemas reales, gente necesitada de ayuda, perritos que hoy en día siguen en la perrera, podemos pensar que Paulova actuaba desde la inocencia de quererles ayudar, en aquellos momentos pudo ser, pero hoy en día diría que solo piensa en ella que es una victima, y que vive de ello, de chupar de la piragua. Esto es un deporte muy común hoy en día.¡Oh, no!…Hemos llegado a escuchar: baserritar hori oso listia da! .¡Pues si, sin lugar a dudas, pero de trabajo espiritual cero patatero !. Las cosas como son…

Comenzamos las obras en nuestro paraíso particular,fue en verano, estuvimos trabajando

de sol a sol, ya que el lugar era un zarzal. Ilusionados , y realmente con espíritu. Paulova

llegaba a la hora de comer con su familia, a mesa puesta por supuesto, y nos arengaba con las parábolas de la pradera. Para ella era muy fácil, ni tenía que madrugar, ni tenía que hacer nada , solo hablar, lo curioso que del cielo nadie le decía:¡Que morro tienes!.

No hubiera estado mal. Nosotros empezábamos a juntarnos con nuestras perritas, claro esta cuando Paulova lo creía conveniente, ella administraba cuando la energía estaba clara, y cuando no, por los comentarios que estoy leyendo en blog:” Cómo pudisteis estar tan engañados….etc” lo que hicimos no es nada del otro mundo, hoy es el día que he visto hacer a gente adulta infantilismos del estilo, no es de extrañar. No eramos ni somos idiotas, sin capacidad de raciocinio, al contrario eramos y somos gente muy capacitada, pero sin embargo estuvimos y algunos están en esta tela de araña.

Paulova era la reina y señora del lugar, mientras los perritos fieles no parábamos de trabajar. Me acuerdo que estando todos trabajando en nuestros trabajos llegó el fin de semana y fuimos a trabajar a las diez de la mañana, pues la bronca fue monumental, enseguida nos vino el alineamiento:”No estábamos de corazón, y teníamos que ir para las ocho”…Por lo tanto los perritos adiestrados y obedientes teníamos que levantarnos a las siete de la mañana los fines de semana para realmente estar en una conciencia celestial. La verdad que lo hicimos, hicimos bien o mal , no lo se, pudimos rebelarnos y plantarnos. Pues puede que si, pero a nivel particular, y con el consiguiente perjuicio, ya que Paulova no era directa en la reprimenda, sino que utilizaba sus acólitos para ello. Imaginároslo, no sabes por donde te viene las hostias, pero sin embargo estas tocado. En frío es fácil decir:”¿Cómo pudiste hacer….?, sin embargo ¿Qué hubiera podido hacer?…No es broma….


Etiquetas: ,
Publicado en amalurra | 38 Comentarios »