Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

Mis últimos meses con Irene Goikolea, (parte I)

Escrito por admin el 30 Diciembre 2008 – 12:58

Mi crisis se agudizó cuando llegó a Amalurra un periodista del Gara a entrevistarnos para hacer un articulo sobre la comunidad. En cuanto hicimos las presentaciones y nos sentamos, él muy sinceramente nos habló de que había entrado en internet y había metido las palabras “amalurra” e “Irene Goikolea” y que había encontrado cosas no muy agradables. En aquel tiempo, amalurra se hallaba en pleitos con cuatro componentes que se habían ido, a los que se les había dado largas para pagarles su participación y ellos contaron su historia en Internet.

Al finalizar la entrevista a Irene le entraron los nervios de siempre, primero comenzó a dudar del periodista ( que enfoque le dará, que escribirá…), luego empezó a dudar de ella ( no tenía que haber dicho esto, aquello es un poco peliagudo, se me ha olvidado esto…) para terminar con que ella no sabía que hubiera tanta literatura en Internet, en este último caso dudando de nosotros porque por supuesto, no la habíamos informado de lo que había en Internet. Durante el trayecto a casa intenté tranquilizarla, pero fue imposible tranquilizar su ajetreada mente.

Al día siguiente había seminario impartido por ella, y yo por la mañana siguiendo la costumbre de los últimos 10 años, me dirigi a su casa ( en teoria, a hacer la meditación) y me encontré con una Irene enfadadisima porque según ella no la había atendido el dia anterior. Me echó en cara que con lo mal que ella se había ido a casa, yo no la había llamado para ver que tal estaba, ni para hacerle una canalización con los Maestros, ( yo era uno de los canales) para que la tranquilizaran. Quiero matizar antes de seguir que ella en su casa tenía a su marido, a Mila ( la persona que hace las funciones de la asistenta, personal y lo hace gratuitamente) que se habría ocupado de la cena y una invitada y a sus tres hijos. En cambio yo cuando llegué a casa ( serían alrededor de las diez de la noche) me encontré con tres niños de 11, 9 y 4 años solos y sin cenar, y con mi marido en la cocina del restaurante dando de cenar a los clientes y seguramente habría preparado la cena de la familia de Irene. Cuando me encontré con su enfado, mi defensa fue decirle que había estado con los niños, pero no se si agrave el tema o no, porque ella siguió erre que erre hasta que me tuve que disculpar como habitualmente hacia, por haber pensado antes en mis hijos que en ella.

Al terminar el seminario, una componente del grupo se me acercó y me preguntó que me pasaba, porque me veía gris, empecé a llorar y le dije que era por la situación tan tensa que estabamos viviendo con los que se habían ido. Ella era psicologa y se ofreció a ayudarme, porque como me dijo mas tarde me vió verdaderamente mal, triste, sin vida. Irene Goikolea en cuanto me vió hablando con ella me pregunto de que habíamos estado hablando, le conte y aunque no le gustó la idea, aceptó, no encontró ningun motivo para negarse a que yo fuera a recibir ayuda fuera de su control.

Esa tarde todo se revolucionó, Irene Goikolea siguió dando rienda suelta a su ajetreada mente y llegó a la conclusión de que ella dejando que se publicara todo aquello en Internet, se había sacrificado por nosotros, pero nosotros no habíamos estado a la altura, porque habíamos consentido que se difamara a nuestra guia espiritual. Como buenos discipulos si hubieramos tenido un poco de cariño hacia ella, no lo hubieramos consentido y les hubieramos pagado inmediatamente. Tambien quiero matizar que ella estaba al tanto de todo lo que se publicaba en Internet, porque yo la mantenía al corriente, no fue como nos quiso convencer una sorpresa, ni una oprtunidad para nosotros.

A partir de este momento todo se precipìtó, comenzamos en negociaciones con los disidentes, llegandoles a ofrecer todo el dinero que quisiesen con la condición de borrar de Internet absolutamente todo y limpiar la maltrecha imagen de Irene. Fue una negociación en la que ella no tomó parte, pero hubo gente que tuvo que soportar estoicamente el resentimiento de los disidentes, que en realidad era hacia ella, y los demas, terapeutizados habilidosamente por ella teníamos que mirarnos porque todo lo que ellos decían, era tambien nuestra voz, nuestras emociones escondidas, nuestro resentimiento hacia ella etc… UNA TORTURA

Llegó el dia que fui a hacerme la sesión con la psicologa y alli pude ponerme en la piel de los que se habían ido, pude conectar con todo el dolor que ellos sintieron por todo lo que nosotros les hicimos y me senti muy mal. Mi sentimiento fue que yo no queria hacer daño a nadie, mas tarde quise transmitirlo al grupo, manifestandoles que no respetabamos la libertad de la gente cuando se quiere ir y comenzar una nueva vida, pero se me dijo que lo que yo sentía era culpa, que ellos tambien nos habían denunciado, habían hecho la pagina en Internet….unos meses mas tarde hubo quien me dijo que ya les habíamos pagado todo el dinero y que ya estaba bien. Toda una frivolidad, porque las heridas del alma no se curan con dinero.

La sesión fue cambiando mi visión de todo,porque con el tiempo yo había perdido la alegria, estaba triste, y a traves de las preguntas de la terapeuta pude ver ver el porqué: Los errores de lo que en aquel momento estaba sucediendo, y todo lo había sucedido hasta entonces recaían sobre mi, y sobre todos los componentes de Amalurra. A pesar de la enorme entrega por cumplir con los objetivos del proyecto, y defender los intereses de Irene como ella queria que fuesen defendidos, a pesar de todo eso no había conformidad por su parte. Cuando empecé a contar pude ver que su liderazgo se basa en culpar a los demas de lo que no funcionaba y llegó la pregunta clave de la terapeuta : Y todo eso ¿Por qué?¿ Por que aguantas tanto? ¿Qué le debes? Sin pensar, mi respuesta fue: nada. Yo a Irene goikolea no le debía nada, porque para mi este es el quiz de todo esto. Al principio de nuestra historia, hubo quien nos acusó de ser una secta y a ella de ser la lider, muchas familias se involucraron y ella en todo el follon pasó a ser victima de nuestras familias, cosa que nunca nos ha perdonado y del que durante todo este tiempo nos ha hecho sentirnos culpables. En esa sesion pude ver el manejo y me sentí libre, no le debía nada, durante 15 años le había entregado lo mejor de mi, mi tiempo, mi juventud, mi marido, mis hijos, mi familia, mis amigos, mi dinero…lo mas importante era el proyecto y como ella repetía hasta la saciedad el proyecto era ELLA y todo lo demas pasaba a un segundo plano.

A partir de entonces comencé a hacer lo que nunca había hecho, a dar mas credibilidad , a mis sentimientos, a mis pensamientos y opiniones y a manifestarselo a ella pero, sin culpa, sin necesidad de pedirle perdón, me manifestaba porque estaba en desacuerdo y tenía derecho a manifestarlo, me sentía con el derecho arrebatado de tener una visión o una opinión distinta a la suya, pero ella no lo podía soportar, según sus palabras, me ponía por encima de ella, no estaba en mi sitio ( que era el de vasalla sumisa) Aquí empezaron sus ataques personales delante de todos, una practica muy habitual en ella, que es humillar a la gente que expresa un desacuerdo.

Irene Goikolea se presenta como la voz de Dios a traves de los canales, la terapeuta y maestra, cuando no es nada de todo eso. No permite que los demas desarrollen sus capacidades para un desarrollo personal, sino que pongan sus capacidades a su servicio. Nunca hay un sitio para opiniones distintas y hay temor en las personas de que se les conduzca a una situación violenta por disentir.


Etiquetas: , ,
Publicado en General |

Deja un Comentario