Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

La lección de Santa Agueda

Escrito por admin el 7 Febrero 2010 – 14:53

El  día 4 de febrero, víspera de Santa. Agueda, fuimos a Bilbao junto con nuestra hija mayor a hacer unas gestiones. Antes de volver a casa, nos dirigimos hacía el Casco Viejo para ver a los diferentes grupos de gente, que salen ese día a la calle a cantar en honor a la santa. Estando hablando con una conocida de Artzentales, detrás nuestro pasó, sonriendonos alegremente, Irene con su hijo, y un pequeño séquito de su grupo de Granada, se dirigían también hacia el Casco Viejo.
Cuando terminamos de hablar, fuimos a la callle hacia la que ellos se habían dirigido y ahí los vimos junto a un grupo que cantaba. Nos colocamos a unos cuantos metros de ellos, para escuchar el canto, cuando inesperadamente, ante nosotros, apareció sonriente y emocionado el hijo de Irene. Saludamos al chaval, y estando hablando con él, se acercó Irene, con parte del séquito, a saludar a nuestra hija mayor. Le plantó dos besos y le dijo los típicos tópicos que se pueden decir, cuando no hay nada que decir. Fue una situación forzada, pero conocida, muy conocida, la habíamos visto en este tipo de interpretaciones, muchas veces, con lo cual no nos sorprendió para nada. Era corroborar de que a pesar de todo el tiempo que ha pasado, después de todas las cosas que han pasado, ella no ha reflexionado en absoluto, y sigue actuando con los mismos guiones viejos y caducos, que la han llevado al fracaso mas estrepitoso como maestra espiritual y como terapeuta. Fue muy curioso, porque era como ver una película, muy conocida, en la que has actuado muchas veces, pero esta vez desde la prespectiva del espectador. Hemos actuado tantas con ella, en estos sainetes, que podemos hasta sentir lo que estaban sintiendo los de Granada: el orgullo de servir, defender y proteger a la Maestra, del odio y rencor de Jon y Maite, como unos auténticos guardaespaldas. Porque esa fue su función, ya que a pesar de que se acercaron con Irene a saludar a nuestra hija, y todos ellos la conocen muy bien, solamente uno de ellos le dedicó una frase, las otras dos se mantuvieron a la expectativa en absoluto silencio. Nos suponemos, que en recompensa por esta actuación, ganaban unos cuantos puntos ante la Maestra. Podemos hasta imaginar la conversación que mantuvieron entre ellos, antes de atreverse a dar el paso de venir, por tantas veces vista y escuchada.
Y … ¿ que decir de ella? la interpretación, fue sublime,magnifica, espectacular, la ha realizado tantas veces en su vida, que le sale a la perfección. Conociendola suponemos, que no desaprovecharía este “movimiento ficticio y forzado” y a la vez que actuaba, les daría unas cuantas lecciones espirituales y de conducta a sus alumnos. La primera, de como no hay que dejarse llevar por el odio y el rencor y tener el coraje y sobre todo la humildad, de dejar todo de lado y saludar a la niña inocente que se encuentra con sus padres. La segunda, demostrar que ella y su personaje de Maestra, están por encima del enfrentamiento que en estos momentos hay entre ella y nosotros. Y la tercera darles un gran ejemplo de perdón y entrega. Seguramente habrá muchas mas lecciones, pero no nos las podemos ni imaginar.
Nuestra lectura, en cambio, dista mucho de las apreciaciones que ella habrá dado a sus acólitos, ya que para nosotros fue un atropello y una gran falta de educación y ética. En esta vida y en esta sociedad existe un código ético basado en el respeto mutuo, aunque exista un enfrentamiento entre las partes. Está claro que Irene no se rige por él, sino por el código que ella se ha inventado  y que considera que es el apropiado y el perfecto para todo el mundo. Ella parece, que sigue sin enterarse de que nadie mas que sus súbditos, aprueban su código, porque este, está basado en el enfrentamiento y en la provocación, no en el respeto. Ella siempre ha camuflado como una muestra de valentía y de expresión, el provocar y pasar por encima de los demás, sin respetar sus sentimientos, ni el espacio, ni el tiempo.
En la situación actual, consideramos que su actuar fue del todo improcedente y de una falta de respeto total, hacia nuestra hija. Si la niña, al ver a su hijo, sabiendo que Irene se encontraba alli, no se dió la vuelta para saludarla, pensamos que ella debe respetar este movimiento, sin provocar con su presencia una situación incómoda, para una chavala de trece años, que aunque sabe lo que está pasando, tiene sus propios sentimientos al respecto y estaba con sus padres. Parece mentira que ella misma se venda, como leímos en su efimera web, como una terapeuta que hace los mapas de ruta, cuando no pudo distinguir la señal de prohibido el paso que le mostraba nuestra hija. Esta vez debió de dejarse el GPS en casa.
Con todo ello, nos quedamos con unas cuantas preguntas sin respuesta:
Si hubiese sido al revés, si somos nosotros los que estamos con nuestra familia y nuestro hijo pequeño, la vemos a ella con su marido y su hija mayor y mandamos de avanzadilla al niño y luego nos acercamos todos (familia incluida) a saludar a su hija. ¿hubiera visto en nosotros, la compasión, el perdón…etc de la que ella alardea o por el contrario hubiera visto lo que nosotros hemos visto en ella? Seguramente nos hubiera puesto a parir entre sus súbditos, diciendo que somos unos soberbios y que nos imponemos, sin respetar su espacio, ni sus sentimientos. Unos sinvergüenzas.
La hemos oído en multitud de ocasiones censurar a quien, estando enfrentada con ella, hacía un regalo a sus hijos, o les invitaba a su casa a comer o dormir, diciendo que esta persona pasaba por encima de ella y que sus hijos no están separados de ella. ¿ que pasa entonces con nuestra hija ? ¿No se le aplica lo mismo? Como dice el refrán: “Consejos vendo, para mi no tengo”. y por último….¿se hubiese atrevido a mandar a su hijo y a venir ella, si hubiese estado sola? No, definitivamente no. Ahí se ve la falta de sinceridad en sus actos, y que siempre necesita espectadores y actores secundarios en sus interpretaciones
Con esta actuación, una vez mas, quedó patente para nosotros, que no le importan ni las personas ni sus sentimientos, que lo único que le importa es seguir engordando su ego y que en este caso, para engordarlo, no dudó en utilizar a sus fieles vasallos y a unos inocentes niños, de nueve y trece años.


Publicado en Irene Goikolea, amalurra |

8 Comentarios en “La lección de Santa Agueda”

  1. mualimu Dice:

    La señal de prohibido el paso, que le mostraba el escenario, no le interesaba lo más mínimo.
    Ha tenido demasiadas señales no leídas como para, en plena huida hacia delante, pararse a leer señales.
    A estas alturas de la película, las conclusiones nacen de la reflexión de los espectadores, ella como actriz tiene poco futuro.
    Alguien dijo:
    El que se topa con un pinche tirano es un afortunado. Si no tienes la suerte de encontrarte uno, tienes que salir a buscarlo.
    Eso es lo que hicimos muchos y algo aprendimos.
    Otros dicen:
    Un pinche tirano es Como un grano en el culo que no te respeta ni en Santa Agueda.
    Así es el camino.

  2. jf Dice:

    Una de las facetas mas sorprendentes de el comportamiento de un amalurriano o lo que es lo mismo de un sectario, es la “cara dura” que son capaces de sacar a relucir incluso después de una actuación que a cualquiera sonrojaria para el resto de sus dias. Esta capacidad de “echarle morro” solo se entiende desde la comprensión de la peculiar situación de adoctrinamiento a la que están sometidos. Por supuesto esto no os extrañará en absoluto ya que todos los que habeis estado en ama lurra habeis tenido “actuaciones” parecidas en algun momento. Por su puesto “la jefa” (para algo es la maestra) es una auténtica intérprete de calidad incuestionable ya que de ello ha hecho su profesión.
    Gracias a esta capacidad para la interpretación de las situaciones mas rocambolescas, consiguen hacer tragar a los que desconocen el fondo del asunto, las mentiras que necesiten “colar” en cada momento ya que en circunstancias normales nadie es capaz de fingir como un sectario.

  3. felipe el hermoso Dice:

    Despues de leer en su web, tanto ancestro, tanta tradición para dar un tinte de misticismo a su trabajo y a su biografia podemos imaginar que Irene como buena “guía”, seguramente les iba a mostrar a los de Granada un momento muy entrañable de la “tradición euskaldun”, heredada de “nuestros ancestros”, de cantar mientras siguiendo el ritmo del canto, se golpean unos palos en el suelo, para despertar a la tierra, del letargo del invierno.
    Seguramente los de Granada y ella iban a dar un paseo muy instructivo, en el cual Irene alardearía envolviendo en un halo de misticismo mágico, sus escasísimos conocimientos sobre historia y tradición, para al final darles la chapa espiritual-didáctica, junto a un vino y a un pincho, que invitarían los de Granada, agradecidos por la oportunidad.
    Toda una deshonra para Santa Agueda y por supuesto para todos los vascos, el que una mujer, que se ha enriquecido a causa de hacer sufrir a todos los de su alrededor, use para hacer valer su trabajo, a los ancestros y a la tradición vasca. Porque leer las dos palabras tantas veces en su desaparecido blog, hace que nuestros valores y nuestras tradiciones pierdan valor y sentido, por el mal uso, abuso y malinterpretación que de ellas hace esta mujer.
    Ni que decir tiene, que todos los seres ascendidos a los que Irene consulta sin cesar por su vida, estarán hartos , de tantas veces que habrá preguntado sobre el fortuito encuentro de Sanat Agueda.

  4. Que fuerte Dice:

    Os encontré por casualidad y desde hace unos meses que sigo habitualmente el blog no salgo de mi asombro. Entré porque encontré casualmente el nombre de una antigua compañera de facultad y de su hermana (no creo que sea necesario decir sus nombres)y comenzé a leer todo lo que escribis sobre Amalurra. Yo conocí a una persona urbanita y sobre todo insolidaria y ahora me resulta incomprensible que esté “viviendo” en el campo y trabajando “desinteresadamente” para la “comunidad”. La única explicación que me/nos cabe a los que la conocemos (o conocimos) es un auténtico lavado de cerebro, una venda sobre los ojos y tapones de hormigón en los oidos. Y si tal y como contais, además del chantaje emocional al que estábais sometidos existe una aportación de dinero de por medio las ataduras a la comunidad se hacen más fuertes y la venda más tupida. No te conozco Maite, pero quiero reconocerte la valentía que habeis tenido para romper con todo y sobre todo para alzar la voz. Espero que la justicia aunque ciega, sorda y muda, se fije algún dia en las tropelías que está cometiendo una visionaria egoísta, os oiga a los afectados y se pronuncie como es debido.

  5. Yostuballi Dice:

    Irene Goikolea: Me has hecho mucho daño. A mi, a mi pareja, a mis hijos.
    Llevo unos cuantos años fuera de tu influencia y ahora comienzo a sentirme algo mejor que cuando estaba allí. Ha sido un largo trayecto.
    Un declive suave, con elevaciones puntuales en momentos de “extasis espiritual” (tu engaño mistico/new age), que me fué llevando poco a poco a la completa perdida de mi esencia, de mi Ser, usurpado por tus aleccionamientos y alineamientos. Me fui quedando con un vacio interior que ahora, despues de estos años soy capaz de reconocer por el hecho de que ya no existe, ya lo he ido reparando. Con el amor de los mios y con la ayuda profesional de quien sabe lo que hace y no se endosa chapas de ningun tipo.
    Si tu tuvieras tan siquiera una de las muchas cualidades de las que te gusta presumir con esa capa de modestia(falsa, por supuesto)con la que te cubres muy a menudo, se te caería la cara de vergüenza al mirar a tu alrededor y ver los frutos REALES

  6. Yostuballi Dice:

    de tu trabajo. Todavia no me atrevo, pero ten por seguro que un dia me enfrentaré cara a cara a tí. Te miraré a los ojos y SÉ que no serás capaz de mantenerme la mirada. Porque SË que solo la mantiene quien tiene el corazon limpio y el alma sosegada. Y a mí ya no me valen tus puestas en escena ni tu histrionismo divino.
    Hubo un tiempo en que creí en tí, y todavía hay muchos que lo hacen. Me rompiste el corazon y ya solo tengo para tí una palabra:
    ¡MALA!

  7. felipe el hermoso Dice:

    Es una verdadera pena, que aún estemos algunos colaboradores, que no nos atrevamos a dar nuestro nombre. Yo por mi parte, no quiero tener ningún sobresalto con los amalurros y por eso he decidido mantenerme en el anonimato. Pero sé que hay muchos, que no lo hacen por el dolor tan grande que aún sienten. Como llevo repitiendo tiempo, Irene ha hecho tanto daño y sigue haciendo tanto daño, que las heridas no se llegan acicatrizar del todo.
    Lo mas lamentable es que ni ella, ni los amalurros se den por enterados de los cadaveres que van dejando por ahi. Dicen los psicólogos que los psicópatas son aquellas personas que no pueden ponerse en la piel de las personas que ellos han hecho daño, que no pueden empatizar, ni sentir remordimientos y que crean sus propios códigos de comportamiento y solo sienten culpa cuando incumplen sus propios códigos. Da mucho que pensar que Irene haya sido incapaz de pedir perdón a sus victimas y que hoy sea el día que siga creando sufrimiento entre la gente que esta en desacuerdo con sus actos y métodos.

  8. Nik Dice:

    Que Irene sea incapaz de pedir perdón es lógico, no se siente culpable de nada, todo lo contrario , en su megalomania está convencida de que es la víctima de los que le han traicinado y han abandonado el camino de “la luz”.
    De todas formas pregunto: Todos los que han dejado Ama Lurra después de años de militancia y con las consecuencias por todos conocidas para amigos y familiares ,han pedido perdón como lo han hecho Maite y Jon?
    Creo que no y que la mayoría han escondido el “rabo entre las piernas” y han “tejido un tupido velo” sobre esta “experiencia tan enriquecedora” sobre todo para Irene.
    Por lo tanto no pidamos “peras al olmo” . Pretender que Irene pida perdón es como esperar que a las ranas les crezca pelo.

Deja un Comentario