Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

¿Cuánto cuesta una puesta de sol, Irene Goikolea?

Escrito por admin el 2 Julio 2009 – 13:26

Un gran empresario estadounidense, estando en Roma, quiso mostrarle a su hijo la belleza de una puesta de sol en las colinas de Castelgandolfo. Antes de situarse en un buen ángulo, el hijo preguntó al padre: «papá, ¿dónde se paga?». Esta pregunta revela la estructura de la sociedad dominante, asentada sobre la economía y el mercado. En ella se paga todo, también una puesta de sol. Todo se vende y todo se compra, lo mismo que la sociedad que ha hecho Irene en amalurra, donde todo se paga, hasta las comidas sobrantes del restaurante el fin de semana, que cada uno se lleva a casa, o la comida que se come en el comedor los fines de semana despues de reventarse a trabajar.. Según hizo notar ya en 1944 el economista estadounidense Polanyi, en esa sociedad dominante se operó la gran transformación al conferir valor económico a todo. Las relaciones humanas se transformaron en transacciones comerciales y todo, realmente todo, desde el sexo a la Santísima Trinidad, se vuelve mercancía y oportunidad de lucro. Despues de leerlo es como si Irene hubiese aplicado a la perfección el capitalismo en amalurra al conferirle valor económico a todo, incluso a los valores, a la ayuda mutua y a las relaciones humanas.

Si quisiéramos calificarla diríamos que amalurra es una comunidad productivista, consumista y materialista. Es productivista porque explota todos los recursos y servicios humanos buscando el lucro de una sola persona y no la conservación de los valores y el bien comun. Es consumista porque si no hay un consumo cada vez mayor tampoco hay producción ni lucro de la divina. Es materialista porque su centralidad es producir y consumir cosas materiales para satisfacer la ansiedad materialista de la jefa y no espirituales como la cooperación conjunta y el cuidado de los mas debiles. Está más interesada en el crecimiento cuantitativo −cómo ganar más− que en el desarrollo cualitativo –cómo vivir mejor con menos, en armonía con la naturaleza, con equidad social y sostenibilidad socio-ecológica-emocional. A Irene no le interesa que la gente de amalurra crezca en valores y en humanidad sino que este dispuesta a rendir mas, de esta manera piensen menos y no se puedan rebelar.

Cabe insistir en lo obvio: no hay dinero que pague una puesta de sol. No se compra en la bolsa la luna llena «que sabe de mi largo caminar». La felicidad, la amistad, la lealtad y el amor no están a la venta en los centros comerciales. ¿Quien puede vivir sin esos bienes intangibles? Aquí no funciona la lógica del interés, sino la de la gratuidad, no la utilidad práctica sino el valor intrínseco de la naturaleza, del cálido paisaje, del cariño entre dos enamorados. En esto reside la felicidad humana. Que es lo que se dicen que se vende en amalurra, pero no es verdad porque la realidad de sus habitantes es la tristeza y el tener que pagar millonariamente por conseguir un minimo de felicidad y bienestar, que nunca llega.

Irene que decidió organizarse sin una ética mínima, altruista y respetuosa de la naturaleza humana, está trazando el camino de su propia autodestrucción.

No es de extrañar que amalurra entonces que hayan llegado adonde ha llegado, porque ha olvidado ( quizas nunca lo tuvo) el espiritu altruista del que tanto se jacta su lider.

Sospechamos que al no romper con el paradigma productivista/consumista/materialista en dirección al cultivo del capital espiritual y al sostenimiento de toda la vida con un sentido de pertenencia mutua entre la tierra y la humanidad, se han podido encontrar con la oscuridad total del materialismo y esto les ha terminado hundiendo. Aunque la lider hable de la relación entre cielo y tierra y de espiritualidad.

Debemos intentar ser, por lo menos un poco, como la rosa cantada por el poeta místico Angel Silesius : «la rosa existe sin un porqué: florece por florecer, no se preocupa de sí misma ni pide ser mirada» . Irene, por lo contrario, se preocupa de si misma, pide y exige ser mirada, en cambio, esta GRATUIDAD de la rosa, Irene, es uno de los pilares de la nueva sociedad y de la nueva conciencia.


Publicado en amalurra |

3 Comentarios en “¿Cuánto cuesta una puesta de sol, Irene Goikolea?”

  1. felipe el hermoso Dice:

    Seguro que os acordais todos de todo el dinero que ha tenido que poner la gente cuando algo salía mal. Ayer hablando con una amiga que tiene una terraza, estuvo contando los problemas que tienen con la dichosa terraza y la conclusión vecinal era que en Euskadi no se podían tener terrazas porque dan muchisimos problemas. Os acordais Jon y Maite de vuestra terraza? Os acordais de como pagó el arreglo vuestra vecina de abajo por sus pensamientos que habían provocado las goteras? Alli nadie se planteo pagarlo con el dinero de la comunidad como es lo habitual, sino que había una lección pendiente y debía de ser resuelta. El dinero de la comunidad en cambio si daba para pagar el movil de Irene, unos 600 euros al mes. Ella creo que ha metido la gamba en muchisimas de obras que se ha empeñado en diseñar, con ispiración divina, pero no tengo conocimiento de que haya pagado todo lo que ella ha hecho y ha salido mal. Claro, ella tenía derecho a coger de la caja, pero poner….contad por favor esas anecdotas de las obras que son muy interesantes para ilustrar la gratuidad de la que hablais. Creo que hay gente que ha pagado millones, por ejemplo por no controlar bien la obra de la cocina del restaurante.

  2. jon Dice:

    Como todas las anécdotas de amalurra, son escabrosas de contar, lo de la terraza fue lamentable, lo de la cocina….¡¡¡ni que decir!!! Pero lo mejor, es contar las justificaciones de la divina cuando metía la pata y no se aplicaba a ella misma la misma lección que a los demas. Recuerdo cuando hicimos la famosa txabola de los niños, yo mismo le dije en plena obra, que había que aislarla porque estaba al lado del rio. Su desaire conmigo fue total y manifiesto; como siempre yo veía la complicación y era una obra simple…para los niños. Hay que añadir que los suyos, solo estaban los fines de semana y a ratos. Me puso (como siempre que se le llevaba la contraria de vuelta y media), pero el tiempo me dió la razón, lo que se gasta en calefacción es es muchisimo y se podía haber ahorrado aislandolo como es debido, pero la jefa, como siempre, tenía razón. Mi refexión es ¿ si hubiese sido al reves, que la jefa me lo dice a mi? Evidentemente, al comprobar la humedad de la txabola, el coste en calefacción, repintar,etc… la txabola se hubiese hecho de nuevo y yo, Jon, hubiese pagado mi arrogancia, ego, chuleria por haberle llevado la contraria a la jefa, asumiendo el costo economico de voverla a hacer.

    Es un buen tema: LAS OBRAS

  3. Miguel Dice:

    te lo pasas bien?

Deja un Comentario