Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

Conociendo a Irene goikolea, la de Amalurra

Escrito por admin el 18 Mayo 2012 – 21:30

Este curso estoy trabajando en una escuela de Bilbao, muy conflictiva. En poco tiempo, me di cuenta que la directora  era una persona manipuladora, maltratadora y dictadora, su carácter era un calco exacto del de Irene.
En las primeras semanas, nos dejó claro  que ella era la jefa de personal, cuando en realidad es una persona, que ni tan siquiera es funcionaria y esta en esa escuela porque no tiene el perfil lingüístico para poder optar a otra. Educación del gobierno  vasco siempre ha tenido problemas para que algún funcionario fijo quisiera ser el director, con lo cual aún habiendo funcionarios en la propia escuela, han aceptado por interés, que sea un interino quien ocupe el puesto de director. Como ya he comentado es una escuela conflictiva, enclavada en un barrio obrero de Bilbao. La mayoría de los niños son de etnia gitana, pero de una clase social desfavorecida y de familias con muchos problemas y el resto, muy poquitos, son emigrantes, a los cuales los gitanos los tienen amedrentados. Es muy difícil dar clase allí y hacer que los niños se interesen por las materias, ya que sus intereses van por otro lado.
La directora desde el primer momento comenzó a minar el animo de la gente, ya que ha criticado sin parar el trabajo que se realiza y se ha colocado  por encima de todos, queriendo demostrar todo el rato lo bien que ella lo hace, con los niños, frente a lo mal que lo hacen los demás. Es tal su afán de demostrar lo que vale, que no tiene reparos en entrar en las aulas mientras se está dando clase y criticar abiertamente al profesor o su trabajo delante de los niños, y así  consigue desautorizar y desacreditar completamente al maestro.  Hay maestros que se le han enfrentado pero, como los niños son tan difíciles y es tan difícil dar clase y llegar a los niños, que entre los profesores ha habido quien ha callado, ha tragado y han ido cayendo en su manipulación, llegándose a creer que no da bien las clases y que son malos profesionales. Con lo cual la directora ha conseguido su objetivo: hacer que la gente se sienta cada vez peor y busque el error en si mismo, sintiéndose incapaz, en lugar de ver con claridad donde está el problema. Porque el problema claramente esta en ella, en que no sabe gestionar como es debido, los problemas que surgen en una escuela tan problemática. Porque evidentemente es imposible, que el error, sea de los cientos de profesionales que han pasado por el centro año tras año, porque ningún interino repite y los fijos piden el traslado, pero ella consigue que muchos salgan con la autoestima por el suelo.
Esto fue una de las cosas en las que me recordó a Irene, ella también siempre criticaba el trabajo y las actuaciones de todos, colocándose siempre ella por encima, siempre era ella la que mejor lo hacía, fuera lo que fuera, educar a los hijos, cocinar, planchar, decorar, lavar la ropa ,colgarla ….. aunque nunca la vimos ni planchando, ni lavando, ni colgando la ropa y raras veces cocinando. También era la mejor convenciendo a la gente porque tenía don de gentes, era la que mejor mediaba en los conflictos…..en fin. Era la mejor en todo.
 Irene como la directora, tampoco tenía reparos en echar la bronca delante de los niños o de la persona  que en aquel momento estuviese delante, aunque esa persona no fuera parte de la comunidad, ni tuviese nada que ver con el asunto por el que ella la estaba montando. Ella lo hacía en el momento en que ella sentía el escozor, sin tener en consideración las circunstancias, daba lo mismo quien estuviese delante o las formas que ella utilizase para hacerlo. ¡¡¡Cuanta vergüenza hemos pasado, porque nos ha echado la bronca delante de sus hijos, o los nuestros, de los vecinos, de su familia o de amigos.!!! Solamente que soportábamos estoicamente porque en “realidad ella lo hacía”, por nuestra evolución humana y espiritual, y nosotros no nos dábamos  cuenta que aquellas broncas estaban despedazando nuestra autoestima y cada vez dependíamos mas de su valoración para sentirnos bien con nosotros mismos. En el supuesto de que te atrevieras a quejarte un poquito, enseguida venía con la monserga de que eras una soberbia que no aceptaba ser corregida y que de esa manera no ibas a cambiar de actitud nunca. Además aprovechaba el público, en caso de que fueran parte de amalurra para hacer de esa bronca parte de la terapia y una enseñanza. En este caso también es imposible, que la gente que pasa por amalurra sea tan negada, que todo el mundo lo haga mal, que se refleje su soberbia en sus actuaciones, que no se sepan entregar, en definitiva esta claro que en amalurra el problema también es ella, no es la gente porque no sigue el alineamiento, como ella siempre hace ver. También la directora de la escuela emplea para sus broncas el que ella ya dijo el primer día como había que actuar y que si lo gente no hace caso, que no es problema de ella, sino de cada uno. Cuando en realidad, como no tiene ni idea de dirigir, hace como Irene, cada día o en cada circunstancia se saca la norma del bolsillo. Lo que un día esta bien al siguiente está mal, es decir, nunca aciertas, como en amalurra que con Irene nunca acertabas a la hora de abordar cualquier situación, por simple que fuera, lo que hacía, que te sintieras fatal, porque siempre lo hacíamos mal, teníamos que haber dicho esto o teníamos que haber hecho lo otro. Al final conseguía que no tuviéramos iniciativa por miedo a meter la pata y por la consiguiente bronca. Son las dos, dos personas con la autoestima tan baja que se valen de anular a quien tienen al lado para sentirse mejor con ellas mismas y sentirse imprescindibles. Las dos usan las mismas frases; “Es que tengo que estar en todo y no puedo” , “ Estoy agotada”. La directora amenaza diciendo: “ Me voy a coger la baja y veréis”, Irene decía: “Me voy a ir y veréis”

Hace poco  tomé conciencia de hasta que punto se parecían las dos y como se parecen  las situaciones conflictivas enquistadas gestionadas por personas no cualificadas. En la escuela debido su mala gestión la cosa ha ido de mal en peor. Las faltas de respeto hacia los profesores por parte de los niños han ido aumentando, porque ella seguía desautorizando a los profesores delante de los niños y estos han ido tomando la escuela, amenazando y pegando a los adultos. Lo mismo que ocurrió en amalurra, que la situación  fue de mal en peor, los enfrentamientos  con el pueblo aumentaron los conflictos entre los que se iban y nos quedábamos también, y todo eso, unido a la presión económica y a la presión emocional culpabilizadora que ejercía Irene, sin dar soluciones al conflicto, hizo que la situación llegara a ser insostenible.
En la escuela los maestros decidieron reunirse y redactar entre todos un plan de actuación ante la situación, se empezaron a reunir todos los días al mediodía pero la directora se negó a ir. La gente en las reuniones se ha ido quemando porque siempre hablaban los mismos y los poquitos que apoyaban a la directora boicoteaban las iniciativas en al reunión y luego le contaban lo que había pasado. En amalurra ocurría de la misma manera, cuando una situación se enquistaba, había quien convocaba reuniones para hablar de lo que pasaba. Nos reuníamos todos los días y además a la noche, hablaban siempre los mismos y las decisiones que se tomaban no satisfacían nunca a Irene. Cuando el contábamos lo que habíamos hablado o  habíamos decidido siempre había una critica por su parte, nunca le parecía bien y echaba por tierra nuestros intentos de solución con ínfulas y colocándose por encima con mucha vanidad. El desgaste era impresionante, porque era a nivel  físico, por las  horas que robábamos al descanso, como emocional, porque  ella criticaba y ninguneaba todos nuestros esfuerzos para darle vuelta a la situación, haciéndonos sentir unos inútiles. Con esto ella conseguía su objetivo hacernos sentir que ella era imprescindible para la solución del problema y sino se solucionaba, como así ocurría siempre, era debido a nuestra culpa.
En la escuela, después del esfuerzo de la gente por solucionar el conflicto, después de horas de trabajo, de redactar folios, de discutir, de pensar, la directora ha decidido que el plan no vale para nada y no se puede aplicar. Ha conseguido también su objetivo, minar el animo y desgastar al profesorado.
Como Irene, ella también se ha aprovechado de la gente trabajadora y válida de la escuela, para que realizaran tareas que ella no sabía hacer o no se sentía capacitada. Como por ejemplo, tareas que requerían un conocimiento del uso del ordenador y son específicas de la directora. Esta gente se ha sentido bien en un principio, porque mientras lo hacían ella no les criticaba,  no estaban en su punto de mira, por lo menos respiraban y ella valoraba lo que hacían. Pero en cuanto estas personas han tomado iniciativas por su cuenta, ha ido a por ellas. Lo mismo que Irene, que se aprovechaba de la gente en diferentes aspectos para su propio beneficio, pero luego los machacaba para que no se les subiera el ego, para mantenerlo a raya.
Irene no permite que los demás desarrollen sus capacidades para un desarrollo personal, sino que pongan sus capacidades a su servicio y si puede se apropia indebidamente del trabajo ajeno, como si hubiese sido ella quien lo ha hecho, todo para mantener el ego de los demás a raya. Pero lo vendía como si eso fuese bueno para nosotros, era por terapia, para que no nos subiéramos.
En la escuela se planteó pedir ayuda fuera  porque la gente ya no se sentía capaz de darle la vuelta a la historia, que viniera un mediador para que hablara con las familias y los niños y el ambiente se relajara un poco. La directora en un principio no se negó, no podía hacerlo, pero enseguida quiso disuadir, aludiendo a su experiencia de años anteriores y de que  pedir ayuda no valía para nada, que ella ya  había planteado antes, que viniera un mediador, pero que la gente no se dejaba ayudar y delegación e inspección pasaban de la escuela, porque ella les mantenía informados de lo que ocurría y bla, bla ,bla…..A los que han venido a ayudar, ella les ha planteado muy descaradamente, que el problema es del profesorado, de su poca profesionalidad, porque ella y algunos pocos, no tienen enfrentamientos ni problemas con los niños ni con las familias. Evidentemente miente, miente diciendo que ha informado a inspección, y miente cuando llega la ayuda y todo es, para que su capacidad de gestión y su valía no queden en entredicho en el exterior.
Irene cuando se empezó a plantear que necesitábamos ayuda de fuera, tampoco lo vio con buenos ojos, pero tampoco se pudo negar, hubiera sido muy evidente, pero como a la directora no le hacía nada de gracia que su gestión quedara en entredicho y en el exterior se supiera que no lo hacía nada bien, por eso, manipuló y mintió con lo que salió de las constelaciones. Como siempre los culpables de lo que ocurría éramos nosotros. Cuando hicimos la primera constelación en la cual se vio claramente que el proyecto tenía un toque de locura mesiánica y que ella tenía que retirarse para solucionar sus problemas familiares, no nos dejó hablar ni comentar la constelación. Cortó toda iniciativa de reflexión  diciendo que ella la había pedido y solo ella la podía comentar. Manipuló completamente. Cuando mas tarde vino la segunda, lo mas importante de la constelación para ella fue, que no le habíamos comentado el amor incondicional que había sentido la persona que hacía de ella y con eso tuvo el argumento para echarnos la bronca, indignarse, haciéndonos caer de nuevo en la tela de araña de la culpabilidad. De esta manera no permitió que nadie reflexionara, sino que manipuló con sus buenas artes, para que la gente no pudiera salir de su confusión. Una vez mas el problema éramos los componentes del grupo los que no atajábamos el problema, no nos dejábamos ayudar y todo era por no reconocerle. No la colocábamos  en su sitio, queríamos seguir yendo ir a nuestro aire y de esta manera no se solucionaban las cosas.
Estoy impresionada de que la situación laboral que estoy viviendo tenga una protagonista tan parecida a Irene y que el ambiente que se ha creado sea tan parecido al de amalurra. Gente que tiene miedo, enfrentamientos entre el profesorado, gente anulada, conflictos, chivateos, peloteos….en fin, jamás me hubiese pensado que se podían repetir las historias tan calcadamente. Lo bueno es que esta vez no me está afectando, lo estoy viviendo como si fuese una película y sin perder el norte. Porque tengo muy claro quien es la máxima responsable de esta situación, no me he dejado manipular y tampoco he dejado que me ninguneara. No me servían sus buenas palabras, como tampoco sus críticas. Ha intentado llevarme al huerto, pero no lo ha conseguido, al pasar por una experiencia similar he aprendido a no caer en la manipulación de nadie. He flipado con que los rasgos del perfil psicológico de la gente maltratadora y manipuladora,  sean tan parecidos y las situaciones que  generan a su alrededor lo sean también. La verdad que es la primera vez, que siento que mi paso por amalura  me ha servido para algo. Me ha servido para poder mantenerme al margen, sin implicarme, reconociendo en mi interior mi valía, sin que tenga que venir nadie de fuera a ponérmela o quitármela, No ha conseguido que me sintiera culpable por las situaciones que se han creado, porque he tenido claro quien las ha generado y por que. De esta manera me he protegido de la maldad dañina de gente  que ostenta un mínimo poder y no tiene ningún escrúpulo a la hora de salirse con la suya. He descubierto que Irene, me ha agudizado el radar para reconocer la manipulación a distancia y mantenerme lejos, aunque intenten por todos los medios camelarme. Estoy contenta porque considero, que no caer en sus redes, que es un paso para adelante.


Publicado en General | 39 Comentarios »