Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

La cruzada de San Miguel

Escrito por admin el 24 Febrero 2010 – 10:50

Creo que no es necesario, recordar a Bixen lo que el pueblo piensa de él y no solo de él, sino de todos los de amalurra. El mal rollo es evidente, pero cuando yo vivía allí ( me supongo que los que quedan harán lo mismo,) me engañaba conformándome con que alguien me saludaba, el otro me hablaba y pensando que entre los del pueblo tampoco había una verdadera camaradería. Creo tampoco se habrán olvidado de aquella vez que casi nos linchan en fiestas de S. Miguel, allí se vió clarísimo la animadversión de los del pueblo hacia nosotros, como siempre fuimos por encima de las aguas, pero en este caso nos salió mal, por poco salimos mal parados.
Todo ocurrió porque sospechabamos que unos jóvenes del pueblo eran los que nos estaban haciendo las pintadas de “amalurra secta”, amalurra kanpora” y decidimos hacer turnos a las noches y vigilarles los movimientos. Bixen y otro de amalurra, reconocieron el coche de un chaval del pueblo, pero no podían asegurar, que le hubiesen visto a él hacer las pintadas que aparecieron mas tarde, junto a donde había estado el coche. Era de noche y no se acercaron lo suficiente como para comprobar quienes eran. En nuestra tónica victimista y vengativa de siempre, fuimos a la ertzaina y denunciamos al chaval, el cual al de unos días se personó en amalurra muy enfadado, asegurándonos que él no había sido, hubo un rifi-rafe con él y nosotros seguimos en lo nuestro, en seguirles y controlarles. Entre nosotros, en la intimidad, fuimos mas allá, haciéndole un diagnostico psicológico barato, para justificarnos en cierta manera de nuestro actuar y comprender el suyo.
Llegaron las fiestas del barrio de S.Miguel, de donde era este chaval y la mayoría de los chavales a los que perseguíamos. Era sábado y después de una reunión, incluida una canalización en la que Irene interpretó que nos decían que la teníamos que defender, nos animó a subir y echar unos bailables en la plaza. Para dar un tono de normalidad a la sitaución, ella por supuesto no vino. Era la oportunidad para poderla defender y asi defender nuestra postura con los chavales ante el pueblo. Osea que, aparte de a bailar ibamos de misión.
Yo  como buena lugarteniente, accedí a sus deseos y convencí aunque vino de mala gana a mi marido. Fui una inconsciente porque al día siguiente teníamos una comida familiar y Jon había quedado en prepararla, pero sus deseos eran ordenes para mi y ella estaba antes que cualquier otra cosa.
Allí fuimos una cuadrilla de amalurros a las fiestas, evidentemente los del pueblo, se sintieron incómodos e invadidos y no comprendían nuestra actitud de aqui no pasa nada. Pero cuando estas en amalurra no eres receptivo en ningún momento a lo que puedan sentir los demas, solo valen tus sentimientos. Entonces las victimas éramos nosotros, porque nos estaban haciendo las pintadas. Tengo que puntualizar, que hubo quien aconsejó a Irene olvidarse del tema de las pintadas,  que era mas sano dejar pasar, pero ella cada vez que aparecían montaba un sanedrín, culpándonos porque nuestro subconsciente y a nuestros sentimientos escondidos eran los causantes de aquella historia. Por supuesto nadie quería tener en su mochila semejante lastre y cada vez que aparecían las pintadas, comenzaba el calvario, de ir a quitarlas de noche, de rezar, de reuniones, de velaciones…..
Voviendo de nuevo al tema, llegamos a San Miguel y alli estuvimos bailando, hablando con los pocos que nos hablaban y contandoles nuestro sufrimiento, de las pintadas, de lo desalmados que eran los jóvenes, ….. Alli en la plaza estaba la madre del chico al que habíamos denunciado bailando a nuestro lado, la estampa era completamente surrealista, hasta que ya por fin se cansó de tenernos a su alrededor y fue a hablar con Jon, porque le conocía de la escuela.
El chico al que habíamnos denunciado estaba sirviendo eln la txosna de la plaza y claro está, no nos quiso servir los tragos, pero uno de nosotros, sin pasar por el filtro de la razón la frase y dejandose llevar por la chulería típica amalurrense le dijo:”Anda sirveme no seas chulito”. Lo que ocurrió después de esa frase, fue lo mismo que ocurre en las peliculas de vaqueros, cuando empiezan dos a pegarse y derrepente esta toda la cantina envuelta en la pelea. Se montó una bronca de película, yo nunca había presenciado nada igual.  Gracias a que unos cuantos del pueblo actuaron de mediadores la cosa no fue a mas, pero podría haber sido drámatico. Eran como las tres de la madrugada de un sábado de fiestas y la gente estaba bebida y con ganas de revancha por lo que le habíamos hecho al chaval. No fuimos conscientes de lo que les suponía a los del pueblo nuestra presencia alli. Tuvimos que soportar insultos, empujones, gritos, fue verdaderamente escalofriante. Nos increpaban y nos gritaban desde todos los lados, gente que no conocíamos de nada. Ellos en cambio, nos conocían. Tengo una frase que me dijo una mujer grabada: “Iros a esa pocilga de ahi abajo”. Refiriendose a amalurra. No he pasado mas miedo en mi vida, ni cuando de joven corría delante de la policía en las manifestaciones. La gente nos tuvo que acompañar hasta el coche, para que no nos hicieran nada. Horrible.
Al día siguiente fue patético, Irene montó el típico vodevil pero, melodrámatico, haciéndonos primero ir donde uno del pueblo, que se suponía que era neutral, pero ante nuestros ojos acusadores, su hijo también estaba implicado, para justificar nuestra actitud. Luego el numerito fue mayor, yendo a casa de los abuelos del chico, que era donde vivía. Los abuelos, con toda la razón, estaban enfadados con Bixen,  le dijeron, que en un pueblo tan pequeño donde todo el mundo se conoce, antes de denunciar hay que avisar, que ellos siempre se habían llevado bien con él. Que se habían llevado un susto de muerte cuando fue la ertzaina a llevar la citación del juzgado a casa. Eran unas personas mayores con los que Bixen tenía trato y se habían pasado un mal trago por nuestra chulería y malhacer. No supimos respetar las normas no escritas que rigen la convivencia del pueblo.  Para enmendar nuestro  actuar, Irene decidió montar el numerito de ir a disculparse y “dejarse sentir” la mala hostia que tenía toda la familia con nosotros. Una inmolación de las suyas, en la que ella quedó ante nosotros, como la heroína sin orgullo,mártir  que se entrega a escuchar y sentir el resentimento de la familia del chaval, que no se cortó nada a la hora de decir lo que pensaban.
 Un numerito mas, porque a día de hoy me pregunto: ¿de que sirvió? ¿ha cambiado en algo la actitud de los amalurros ante los del pueblo? Creo que con aquello que pasó en la plaza, lo que había pasado antes y lo que pasó mas tarde, jamas se ha hecho una reflexión seria, de cual es la actitud de los amalurros hacia el exterior y cambiarla. Creo que a pesar de todas las cosas que han pasado desde entonces. la actitud victimista y chulesca de amalurra sigue siendo la misma. Siguen sin ver ni medir las consecuencias de sus actos, en los sentimentos y en la vida de los demás. Siguen pasando por encima de los sentimientos de los demás sin respetar el espacio, ni los ritmos de nadie.
 Y esta ha sido la actitud con el pueblo siempre, la de pensar que los del pueblo son unos privilegiados que han tenido mucha suerte, porque nosotros montamos alli un negocio y asi se conoce Artzentales en el exterior, porque con nuestros niños reflotamos la escuela y porque yendo tanta gente dimos vida al pueblo.
Jamas llevamos a cabo la vieja sabiduría popular de “Alli donde fueres, haz lo que vieres”. Hicimos todo lo contrario, no tuvimos el tacto de acercarnos con delicadeza a los de pueblo como extranjeros que éramos. Entramos avasallando, sin respetar el ritmo lento de los pueblos, haciendonos poco a poco de alli. Construimos sin control y de prisa, nos metimos en politica enfrentandonos al alcalde y sin querernos enterar de que llegabamos con la leyenda de secta y que el proceso de integración debía de ser lento, porque éramos muchos y con una historia rara para un pueblo tan pequeño. Como nos dijo una vecina de Artzentales hace poco:”Una equivocación, pero con las equivocaciones se aprende en la vida”.


Publicado en General | 11 Comentarios »