Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

Un Recuerdo

Escrito por admin el 16 Diciembre 2009 – 8:47

Hoy, día 16 de diciembre, hace dos años, tomamos la firme decisión de abandonar amalurra y así se lo transmitimos a Irene, una gélida mañana de domingo. El balance de todo este tiempo transcurrido no puede ser mas positivo. Lejos de la carcelera y de las invisibles rejas de la cárcel de amalurra, la vida nos ha regalado una nueva oportunidad que estamos aprovechando al máximo de nuestras posibilidades. Cuantas veces a lo largo de estos dos años respirando profundamente y  mirándonos con emoción el uno al otro, nos hemos repetido: ¡¡ Que bien estamos!! ¡¡Que diferencia con Artzentales!!. Cada mañana al levantarnos y cada noche al acostarnos, damos gracias a la vida y al cielo por la gran suerte que hemos tenido de volver a vivir y de poder rehacer nuestra vida en tan poco tiempo.
Pero hoy queremos recordar a través de unas líneas, a todos aquellos que abandonaron amalurra antes que nosotros y que nos han servido de luz en el camino durante estos dos años. Porque en este tiempo hemos oído infinidad de veces lo valientes que hemos sido por denunciar públicamente lo que allí hemos vivido, que somos los primeros que se han atrevido a contar todo, etc…. Ha habido momentos en los que nos lo hemos creído y nuestros oídos se han regocijado escuchando palabras que nos alababan, pero nos sentimos en la obligación de reconocer  que aquellos que abandonaron amalurra en peores condiciones y con mayores presiones, fueron verdaderamente los valientes. Aquellos pioneros nos demostraron que el camino estaba abierto y que únicamente había que tener la valentía de transitarlo y gracias a todos ellos estamos hoy aquí, denunciando públicamente el maltrato que vivimos todos los que un día estuvimos cerca de Irene.
Consideramos que cada uno de los que se han ido y no han vuelto, permaneciendo firmes en su posicionamiento, han sido verdaderamente unos luchadores por los derechos humanos y la libertad. Ellos a pesar de la terrible presión que sufrieron y de las insondables heridas infligidas por nuestra parte, se mantuvieron en su decisión, demostrando con ello una gran valentía y una gran fortaleza interna.
Muchos de ellos tuvieron que soportar antes de salir, reuniones coercitivas en las que  intentábamos por todos los medios posibles que se quedaran.  Para ello, nuestros esfuerzos se dirigían a llevarles a confesar que estaban sumidos en el orgullo y en la soberbia y que estas emociones tan bajas, bloqueaban sus verdaderos sentimientos y eran las que les estaban arrastrando a quererse ir. En nuestra visión simplista, las huidas siempre eran siempre motivadas por el resentimiento no resuelto. Nosotros, los amalurros, en las reuniones, representábamos el corazón y el sentimiento y para conseguir que los que se querían ir conectaran con el suyo, sacábamos a colación todas las supuestas traiciones que habían cometido contra Irene, acusándoles sin ningún fundamento y sin ninguna ética. Pero con una vehemencia y crueldad digna de los peores maltratadores de la historia. Eso si, convencidos de que lo hacíamos por  amor y por la luz. Hay escenas de esas reuniones, que por mucho que pasen los años, no se me borraran, por el nivel de crueldad y locura que reinaba.
 Hubo quien en estas reuniones temió por su integridad física y quien lo recuerda como uno de los peores momentos de su vida. Hay quien ha tenido pesadillas durante mucho tiempo. Contemplando las consecuencias existenciales que han tenido los que sufrieron estas reuniones, estoy convencida de que en ellas se hiere la parte mas profunda e impoluta del alma. Están diseñadas para conseguir a través de la coacción, la debilidad emocional de quien las sufre, para que termine confesando lo que el grupo quiere oír. Suponemos que es algo parecido a la tortura a la que te someten para arrancarte una confesión. Soportar un maltrato psíquico y una vejación de estas características y seguir creyendo en tu interior, sin sucumbir a las amenazas y a las presiones de gente a la que quieres y con la que has compartido tu vida, nos parece de una fortaleza interna envidiable.
Algunos de los que soportaron estas reuniones, mas tarde tuvieron que soportar el aislamiento emocional y  la soledad, a la que les sometimos sus compañeros de grupo y otros llegaron incluso a separarse de sus parejas, las cuales habían optado por quedarse.
Otros tuvieron que soportar directamente la presión de Irene que siguió durante años culpándoles y machacándoles de la traición que suponía su abandono y otros soportaron la presión emocional y económica de sus familias instigadas por Irene.
Unos pocos de los que se fueron, han vuelto. Han sido los que no han podido rehacer su vida  y los que a pesar de estar fuera, han seguido creyéndose las tonterías de Irene sobre la traición a “la luz” y han sucumbido a las presiones. No es es fácil, es muy difícil salir y deshacerte de las cosas aprendidas durante años a fuego, no es fácil  programar la mente en otra dirección, máxime cuando la salida se dificulta con separaciones, aprietos económicos, enfermedades, presiones, miedos…con lo cual la opción de volver, me parece tan respetable como la de no volver.
Todos ellos han mantenido silencio durante todos estos años, unos por pura  protección, porque cada vez que alguien ha hablado sobre sus dolorosas experiencias con Irene y los de amalurra nos hemos enterado, han tenido que soportar llamadas, amenazas, coacciones… lo mas prudente, por lo tanto era callar, intentar olvidar y dejar de sufrir.
Y lo mas sangrante, es que otros han callado por el reto emocional que les ha supuesto superar, las maldiciones que Irene les lanzó al salir. Ella sobre todos nosotros ha ejercido  un poder desmesurado y escuchar de boca de quien  hasta ese momento has confiado, que era tu guía, tu luz, tu salvación…que al abandonar amalurra te iba a ir mal, a tus hijos les pasaría algo , enfermarías….hirió tan hondamente sus entrañas que bloquearon totalmente sus sentimientos quedándose en un estado de shock. Descodificar la mente, de una maldición lanzada por una persona a la que tu has conferido tanto poder, cuesta muchos años y mientras pasan, no puedes mas que mantenerte en un silencio abismal.
Nuestros antecesores también, hicieron unas tímidas escaramuzas cibernéticas de denuncia que rápidamente fueron acalladas por Irene, sus escaramuzas en cambio, nos han servido para hacer una batalla cibernética más potente. Pero desde estas líneas quiero agradecer a todos los que se fueron, porque gracias a todos ellos hemos podido hablar nosotros, gracias a su fortaleza nos hemos fortalecido nosotros.
 Gracias a ellos, yo se lo que es salir y tener quien te entienda a la perfección, porque ha pasado por lo mismo que tu, poder hablar sin que te de vergüenza reconocer las locuras en las que has creído durante años. Yo se por todos ellos lo que es encontrar una mano amiga y unos ojos en los que el fuego de su mirada emana comprensión. Yo se lo que a mi me ha servido poder hablar y desahogarme con ellos, poder disculparme y recibir su perdón. Y yo también se y no se me olvidará que los primeros que salieron no tuvieron una mano amiga donde aferrarse. Yo se del dolor tan intenso que sentían y era el que provocaba su silencio y de como han tenido que luchar solos durante todos estos años para recuperarse de las penetrantes heridas y seguir hacia adelante. Su amarga salida ha convertido, la nuestra en mas dulce.
Yo he hablado, he denunciado, pero lo he hecho con toda la fuerza de los que  me precedieron, que no tuvieron la suerte que he tenido yo. Los primeros siempre se llevan la peor parte y los que vienen por detrás aprenden de sus experiencias. Gracias a su respaldo y a su cariño, yo he podido seguir hacia adelante y hacer que la verdad que se esconde en la idílica comunidad de amalurra, sea de dominio público. No es una denuncia hecha en soledad, sino hecha en colectividad. La realidad de las experiencias escritas aquí, han liberado de la culpa a mucha gente que habiendo permanecido en silencio muchos años ha comenzado a hablar. Yo siento que denunciar lo vivido en amalurra, me ha servido para completar el papel que me ha tocado representar, en toda esta historia. Antes me tocó el de lugarteniente de Irene y ahora el de su denunciante.
 Eskerrik asko nire ondoan zaudeten guztioi, zuen laguntasuna ezinbestekoa izan da farsa hau plazaratzeko. Eskerrik asko bihotz bihotzetik.
 
Maite


Publicado en Irene Goikolea, amalurra | 58 Comentarios »