Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

El plan III

Escrito por admin el 7 Octubre 2009 – 14:30

El año que la hija de Irene cumplió 5 años, se formó un revuelo fantástico en la comunidad. Desde que nació los regalos de cumpleaños, habían sido a libre voluntad de cada uno, pero siempre teniendo en cuenta quien era la niña, con lo cual, eran unos regalos valiosos, no en vano era el ser por el cual, nos habíamos juntado y daba sentido a nuestra vida en comunidad. Ese año 99, hubo alguien que se empezó a cuestionar, por qué se le tenían que hacer regalos tan caros, cuando a los demas niños se les hacía uno de parte de todos y muchisimo mas económicos. Había algo en su interior, que se revolvía y no pudo mantener silencio e inocentemente compartió su malestar. Esta familia no andaba bien económicamente, la mujer acababa de dejar un trabajo y pagaban una suma importante de préstamo, lo cual dejaba su cuenta corriente al rojo vivo todos los meses.

Como en amalurra, no existen los secretos y uno de los deportes que mas se practica, del cual yo he sido medalla de oro, es el chivateo, su malestar llegó a oidos de Irene, que montó en cólera. Nos convocó a una reunión extraordinaria en la cual nos dijo, que si había una persona que pensaba esto, no sólo era un pensamiento de ella, sino que reflejaba el malestar de todo el grupo y que todos teníamos que mirar haber que pasaba en nuestro interior. En su opinión éramos unos desagradecidos, teníamos con nosotros a un ser que iba a ofrecer su vida por todos y nos estábamos cuestionando una cosa tan materialista como el dinero de los regalos. En un golpe de efecto,  ella decidió que a partir de este momento ya no se le iba a hacer ningún regalo, élla tenía que velar por la energia que recibía la niña y no quería que recibiese nada que no fuese de corazón. Nuestros regalos eran de compromiso y no había ni una gota de corazón en ellos.

Salimos de la reunión, como siempre, con un sentimiento de culpa impresionante, teníamos que solucionar rápidamente el tema, para que a la jefa se le pasara el enfado por el ultraje que habíamos cometido. Decidimos para ello poner un dinero estipulado cada uno, que reflejara nuestro corazón y con la cantidad recogida comprarle los regalos. Durante unos pocos años asi lo hicimos. Las fiestas de cumpleaños, eran unos faustos dignos de una princesa, se hacían en la sala de reuniones del hotel, y la preparabamos entre todos. Unos las tortillas, otros los sandwiches, otros la decoración de la sala….. la madre al principio preparaba religiosamente la tarta del evento, pero con los años terminó preparando únicamente el relleno y eso también, con mucha ayuda.

Recuerdo, que en una ocasión, viendo el despliegue de medios que se hacía para la organización la de fiesta y la cantidad de regalos que recibía, muy recatadamente pregunté a Irene, que no sabía que responder a mi hija, si me preguntaba el por qué de aquel montaje. Las fiestas de los demas niños eran muchísimo mas simples, se hacían normalmente en casa, en la txabola o si el tiempo acompañaba fuera. De parte de todos se les hacía un regalo y luego el de los padres, osea nada que ver. Ella muy ufanamente, me respondió que le dijera que lo hacíamos asi para demostrar nuestro agradecimiento a Irene, yo como una pardilla asentí. Nunca mi hija, me preguntó nada y he de decir que agradecí mucho su discreción.

Al cabo de un tiempo,  Irene tuvo un clarón terapéutico-espiritual y nos dijo que detrás de poner todos la misma cantidad de dinero para los cuantiosos regalos, nos estábamos escondiendo y que no reflejaba nuestro corazón, con lo cual decidimos poner cada uno la cantidad que  quisiera. Esto tampoco llenó su exigencia y pidió a la persona encargada de recoger el dinero que le pasara la lista de las personas que lo poníamos , para saber la suma exacta que ponía cada uno y comprobar asi quien se entregaba de corazón, la cantidad  de entrega, la medía  en base al dinero que poníamos.

Como se recogía muchísimo dinero y a la niña se le hacían muchísimos regalos y muy buenos por cierto,  llegó un año en que a Irene parece ser que le remordió la conciencia y nos dijo, que en el cumpleaños le hicieramos solamente un regalo, como a los demas niños y que el dinero que sobrara, se lo entregaramos a ella, para irle comprando mas adelante, las cosas que le fueran haciendo falta. Todo esto de los regalos, fue con la hija mayor, pero mas tarde se fue extendiendo con sus otros dos hijos también. Estos cambios de parecer de Irene, según la tripa que se le rompíera y según sus caprichos, es a lo que nos ha tenido acostumbrados, pero siempre, lo ha sabido camuflar muy bien llamando a sus caprichos, terapia y razonándolos hasta que el inerlocutor caía extenuado.
Antes de que naciera el ser, un canal le comunicó a Irene que para poder cumplir con su misión, debía saber 4 idiomas antes de los siete años, para llevar hacia adelante este quehacer comenzó la peregrinación preescolar al extranjero, algo que se alargó durante toda la primaria de la niña. Primero, para hacer contacto con el idioma, fueron unos dias a Inglaterra,  para mas tarde ir cada primer trimestre de curso a San Juan de Luz y matricularla en una escuela, para que aprendiera frances. Todo esto, aunque raro, no lo hubiese sido tanto, sino hubiese necesitado un séquito que le ayudara a poder llevar su estancia con total comodidad . Cada lunes a las 6 de la mañana, se hacía el correspondiente desembarco de víveres de la cocina del comedor ( la cantidad suficiente para ahorrarle el trabajo de unos días) al coche de Irene. Siempre había quien la acompañaba en su periplo y permanecía con ella uno o dos días, según las necesidades de la jefa. Las necesidades de su familia o las de la comunidad, como siempre quedaban en su segundo plano, porque por lo general quienes la acompañaban, eran las encargadas de los niños y la cocina, con lo cual había que buscar quien las sustituyera en sus trabajos comunales. Esta claro que la función principal, de todos los miembros de la comunidad era el facilitar que la niña, lograra sus objetivos para cumplir su misión.

Otra anécdota resaltable, fue que el año 98, cuando llegamos alli,  hubo una persona que se iba a encargar de cuidar de los niños, esta misma persona había canalizado años antes, que Irene iba a necesitar mucho dinero para la educación de su hija. Viajes al extranjero, estudios superiores en universiades de prestigio, conocimientos “in situ” de difrerentes religiones…..Con lo cual, conmovida por lo que ella misma había canalizado, decidió como “entrega”, donar su sueldo a Irene, para los gastos que iba a tener en un futuro, en la educación de la niña. Ella con mucha visión de los negocios, pensó que la mejor manera de rentabilizar el dinero, era comprarse un piso e ir pagándolo con ese dinero y un poquito mas que podía salir de la misma caja, la caja del dinero que los demas padres poníamos para el cuidado de nuestros hijos, porque ella jamás pagó por el cuidado de los suyos. Tambien alquiló la casa a un miembro del grupo, con lo cual, todos los gastos y asuntos de la casa quedaban resueltos.Cuando la cuidadora de los niños, cesó en su trabajo y se puso otra en su lugar, que cobraba, Irene siguió cogiendo la cantidad correspondiente, sin variar en nada las condiciones anteriores, ni consultar con la gente que poníamos el dinero, nuestro parecer. Estoy segura, que por pura supervivencia, no por fe, hubiesemos asentido aunque por dentro nos hubiese rascado, pero en este detalle se puede comprobar la maginificencia de su reinado, es la Reina Sol. Yo hago y deshago a mi antojo, sin informar a mis súbditos de mis decisiones y sin preguntarles  su opinión.

Este hecho, como ya comenté anteriormente, nunca ha sido de dominio público en la comunidad, y eso que se hacía con el dinero de los padres. Hubo una persona, que aún sigue vinculada a la comunidad, que cuando se enteró de esto hace un año, su primera reacción fue negarlo, Irene no podía haber hecho algo asi. Supongo que cuando ya fue de dominio público, Irene daría una explicación en la como sempre, culparía a mas de una persona, por no haber informado del hecho al resto, quedando ella exenta de culpa, cuando la única beneficiaria y culpable ha sido ella. O quizas no dió ninguna explicación, como no la  dió cuando nos enteramos que factura de sus teléfonos las pagábamos con el dinero de la comunidad  y como ocurrió entonces, nadie se ha  atrevido a preguntarle nada. De lo que estoy completamente segura, es de que no se ha disculpado por haber cogido dinero ajeno tan astuta y sigilosamente.

Lo mas grotesco de este tema, es que despues de haber comprado un piso en Zalla con nuestro dinero, al venderlo, en un alarde de generosidad sublime, que tuvimos que agradecerle con total pomposidad, prestó el dinero de la venta a una de las sociedades, para la adquisición de unos terrenos. Este préstamo, ha quedado muy bien reflejado en las cuentas de amalurra ostatua s.l.. Un derroche de bondad, que su abogada se ocupó recientemente de recordarme, supongo que para convencerme y conmoverme por su buen corazón.

continuará……


Publicado en El Plan, Irene Goikolea, amalurra | 59 Comentarios »