Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

La traición de Irene

Escrito por admin el 20 Julio 2009 – 21:59

Una amiga hace poco me hizo la siguiente observación: “hay momentos en la vida en que para continuar siendo el mismo, uno tiene que cambiar. Tú has tenido el coraje de cambiar, para seguir siendo la misma de siempre.”
Y esas palabras no se me han ido de la cabeza y todavía hoy me inspiran. He cambiado de trinchera pero no de lucha; he cambiado de camino, pero no de meta.
Irene habla de traición, se siente traicionada por nosotros, primero por habernos ido y ahora por denunciar públicamente la verdad. Para ella es una campaña de difamación, fundamentada en injurias y calumnias, que no tardará en denunciar judicialmente añadiendole la libertad de expresión y religión, para asi poder  limpiar su maltrecha imagen. Ya lo ha hecho con anterioridad ( recordemos los casos del familiar y de Miguel) sin conseguir resultado alguno, pero como ya dijimos, no ha conseguido aún el antidoto a su arrogancia: la autocritica. Y mientras no lo consiga,  seguirá luchando contra los fantasmas de su torturada mente, viendo traiciones en todos los ambitos de su vida.

 

Pero….nos preguntamos ¿ quien ha traicionado a quien?
Consideramos que es ella la que nos ha traicionado a todos los que un dia creimos en su proyecto y en su palabra. Ella cambió de trinchera y de meta, porque su ego y ambición cambiaron. Antes ella estaba en la lucha por la justicia y por la libertad; ahora está en el poder central de unas 100 personas y explotando unos cuantos negocios, que satisfacen su vanidad, su ego y su bolsillo. Y estar en el poder central implica cuidar de todo, no sólo de una parte, como hace Irene que cuida unica y exclusivamente de la suya. Esta realidad del poder es compleja, contradictoria y expuesta a las imponderables necesidades de las personas que están a tu alrededor, que no pueden ser desatendidas, si queremos sobrevivir.
Pero Irene nos traicionó a todos al prometernos que cuidaría de todos nosotros y del proyecto común y obligandonos creerle, incluso cuando todos veíamos una realidad completamente distinta. Ha cuidado de sus intereses personales, los de su familia y sobretodo de sus intereses economicos. Gobernar en un marco con tanta gente, es moverse en una realidad cuántica, llena de incertidumbres y virtualidades que cobran capacidad de respuesta a coyunturas nuevas y flexibilidad para cambios, que posibiliten seguir caminando hacia la misma meta, la de rescatar la libertad. Pero esa meta se perdió hace tiempo y la única meta que Irene persigue es la de su propio enriquecimiento. Aquí radica su gran traicion, enriquecerse hablando de conciencia, enriquecerse creando desigualdades, enriquecerse cogiendo dinero de la caja sin consultar previamente con nadie, con la excusa de que es para el proyecto de luz.
Todo depende de lo que entendamos por coherencia cada uno. Para nosotros coherencia es la adecuación entre teoría y práctica, entre cabeza y manos. Acontece, sin embargo, que en amalurra entre cabeza y manos no hay un paso directo al contrario,  una y otras se encuentran sumergidas en una realidad compleja, donde las personas y sus sentimientos no son siempre controlables por Irene. Estos actores tienen su lógica y su fuerza propias. Quien no los toma en cuenta, reduce la realidad al tamaño de su cabeza. Eso es lo que hace el fundamentalismo y todo pensamiento autoritario y esto exactamente es lo que ha hecho Irene.
Importa pues introducir una mediación: el juicio prudencial y práctico. Se han de hacer cambios guardando la coherencia con la cabeza, pero considerando todas las fuerzas de las personas que están presentes compartiendo contigo un proyecto. La coherencia de Irene olvida esas fuerzas y busca la adecuación inmediata entre cabeza y manos. Ella siempre ha sido partidaria de una confrontación que ha bloqueado todo y ha impuesto sus propósitos por la fuerza. Y ahí, ¡adiós libertad! Y buscando esta libertad que no existe al lado de Irene, pero que ella vende, es por lo que nos hemos ido muchos de los que un día estuvimos a su lado.
En el campo cultivado hay trigo y cizaña, dice el Maestro. Irene dice:” arranquemos la cizaña, porque la cizaña no tiene derecho”. No le importa que al arrancarla va a arrancar también el trigo. Es una coherencia directa, fría y desastrosa. La otra coherencia, histórica y eficaz, dice: dejemos la cizaña y el trigo juntos, pues si no, arrancaremos el trigo. Nuestro deber el de Jon y el mio, pues, es distinguir la cizaña del trigo, denunciar la cizaña y reforzar el trigo. En el momento oportuno, la vida los separara, cada cual con su destino propio.
Nosotros hemos cambiado para continuar siendo los mismos. Por eso, no es que nos pasamos de bando, sino, simplemente, de trinchera, en la misma lucha.
 
Maite y Jon


Publicado en Irene Goikolea | 26 Comentarios »