Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

UNA REPRESENTACION MAGISTRAL DE IRENE

Escrito por admin el 8 Julio 2009 – 20:19

En noviembre de 2007 Irene tuvo (como ella lo calificaba) una cagada de vaca. Hay que decir, que Irene es de caserio, con todos mis respetos por la gente de campo, y muchas de sus alegorias tienen referencias campestres. Una cagada de vaca, en el lenguaje  común de los mortales quiere decir, inspiración, y esta de Irene fue la siguiente: “ Si a los disidentes, ella les había devuelto el dinero que ellos habían abonado por la terapia, a los que aún permanecíamos a su lado ¿ por que no? En definitiva,no nos habíamos responsabilizado de la enseñanza que habíamos tomado a través de ella. Estabamos doloridos y resentidos por haber recibido tanto sin haberlo pedido. Ella en esta situación vió claramente que el resentimiento que mostraban hacia ella los disidentes era un reflejo del resentimiento de todos. Desde que había ocurrido lo de la publicación en Kalegorria de aquel articulo( tachándonos de secta, de querer hacernos con el poder del pueblo etc..) no habíamos vuelto a hacer trabajo interno. En aquel momento no la habíamos defendido como ella se merecía, y habíamos tenido miedo de emprender acciones legales contra la citada revista, por lo cual, decidió devolvernos el dinero de la “terapia”desde esa fecha”

Esta fue su inspiración, que mas tarde como siempre consultó con los maestros para cerciorarse si estaba en lo cierto y era un buen paso. Antes de consultar, me lo contó. Yo me quedé atónita, porque suponía un montón de millones, pero ella muy fresca y sin ningún tipo de apego aparente, me dijo que había pensado vender el centro Loratze ( que es un piso de su propiedad en alameda mazarredo de 180 mt.) y con el dinero dela venta, pagarnos.Recuerdo que yo le dije que no era el mejor momento económico para vender y que esperara un poco, pero ella con su palabrería como siempre me confundió, siguió insistiendo que era el paso que tenía que dar, que para ella suponía responsabilizarse, de que nos había estado llevando por un camino que nosotros no deseábamos transitar. Me dijo que cuando el paso a dar es de corazón el universo conspira y que el piso aunque la situación económica fuese mala se vendería. Han pasado casi dos años y no lo ha vendido, creo que ni lo ha puesto a la venta.

Por supuesto los maestros le dieron carta verde, Irene es muy impulsiva e impaciente y en su afán de querer hacer lo que había sentido fue mas allá y decidió coger el dinero para la devolución, del que en esos momentos estaba entrando en amalurra con las células de la abundancia. El día que me contó lo que había pensado hacer, algo dentro de mi se revolvió, no lo veía limpio, porque no era su dinero. Cuando le dije que no lo veía claro, ella como siempre que se le cuestiona algo se enfadó, y me dijo que en realidad yo no quería que ella nos devolviese el dinero, pero que ella lo tenía que hacer y aunque se quedase sola, su responsabilidad era servir al proyecto. Una solemne tontería, pero creo que cuando te enfadas, la explosión de la ira, apaga la inteligencia. Ya que si en lugar de enfadarse  ella hubiese estado receptiva, sabiendo que yo estaba en plena crisis con ella, hubiera supuesto que a mi lo que ella hiciera con su dinero, me daba exactamente igual.  Que  lo  que yo sentía era que aquello no estaba bien, que para nosotros que era otro lazo mas de culpa que ella nos quería poner y que dispusiese así del dinero ajeno no me pareció ético.

El caso es que ella consultó a través de mi a los maestros, si estaba bien coger el dinero de las celulas y pagarnos inmediatamente en vez de esperar a vender el piso, los maestros le respondieron que esperase. Para ella esto fue la constatación total y absoluta de que yo no estaba bien y estaba canalizando mi ego. Porque a través del otro canal, le habían dicho que una vez de sentir las cosas, hay que hacerlas y si ademas el dinero estaba disponible ( que en este caso para ella estaba) que lo hiciera. Ya me estaba convirtiendo en un bicho raro, llevándole la contraria en tal excelsa y divina decisión. De todas formas,  ella mandó a la cajera, hacer las cuentas del dinero que nos debía a partir de la fecha que ella canalizó( que era la de nuestra negativa sutil a hacer trabajo interno), aunque hoy es el día que no entiendo el porqué de esa fecha y no otra.

Yo en un principio creí en su sinceridad y pensé que vendría a pedirnos perdón (por esa injerencia y falta de respeto de haberse metido demasiado en nuestras vidas) casa por casa, uno por uno, mirandonos a los ojos y dándonos las verdaderas razones que le habían llevado a ello. Pero unos dias antes me enteré que lo iba a hacer en común y para colmo delante de la gente de los grupos de Granada y Barcelona, lo cual me llevó de nuevo a no ver limpia la jugada. Era una escenificación teatral, no pedía perdón de corazón y nuestros sentimientos como siempre le daban igual. Ante 100 personas ¿ quien iba a ser el osado que se atreviera a expresarle algo de sus sentimientos? ¿Que sinceridad había en ella, cuando en lugar de dar un espacio intimo a la gente para que le abra su corazón y le muestre su dolor, después de tantos años de sometimiento, se coloca como una diva, digna como una cantante de opera , ante todo su público?.

Llegó el gran día de la devolución del dinero y fuimos todos a la sala de meditación a las 6 de la mañana, donde entre vítores y olor de multitudes apareció la divina, con un vestido largo y manto blanco cubriéndole los hombros. Junto a ella a un lado, la cajera con todos los sobres que  contenían  el dinero. Y comenzó la representación: nos llamaba uno por uno por nuestro nombre y se acercaba a nosotros dándonos el sobre que contenía el dinero, que anteriormente le habíamos pagado por la terapia. Al devolvernoslo, se disculpaba por habernos llevado por el camino de la luz sin nuestro consentimiento. ¿Os imaginais el teatro? ¡¡Como se puede ser tan payasa!! Estar devolviendo un total de 270.000 euros, como quien está dando a unos niños unos cucuruchos de cacahuetes. Esta claro que lo que le importaba entonces era su momento de gloria, sentirse por un instante desprendida y sutil ante todos sus discípulos. Estoy segura que se sentía Dios perdonando a los hombres sus pecados. Para ella era la demostración de su honradez y su falta de apego por el dinero ( esto fácil, cuando el dinero es de los demas), con este acto quería demostrarnos a todos que ella hacía su trabajo por servicio a la luz y a la conciencia. De hecho en parte lo consiguió, porque hubo gente se quedó impresionada con la puesta en escena, supongo que tambien sería porque tenemos pocas oportunidades en la vida, de ver tantos millones desfilando ante nosotros, con semejante soltura. De esta manera, utilizando la emocionalidad es como Irene ha hecho esclavos muy baratos.

Yo, en ese momento sentí que una gran losa de culpa caía sobre todos nosotros, sutilmente en la escenificación nos culpaba de no haber sido dignos de la gran enseñanza de luz, que emanaba como un manantial de agua fresca a través de ella. Ella en su torpeza de desear lo mejor para nosotros, en muchas ocasiones nos había obligado a beber del agua y lo sentía mucho. Como una madre que obliga a su hijo a beber por miedo a que se deshidrate. A partir de ese momento reservaba su enseñanza para aquel que demostrara sinceridad, ella no iba a arrastrar a nadie hacia la luz.

La puesta en escena fue brillante y muchos discipulos se tragaron el anzuelo, los que no nos lo creímos tuvimos que abandonar . Despues de irnos supimos, que ella contó que alguien de un grupo, le había prestado el dinero para la representación, quizas devolvió el dinero que había cogido de las células, con el que le prestó la alumna. Nunca lo sabré ni me importa, lo importante es la gran carga de culpa que sembró en todos, ya que nadie se atrevió a tocar ni gastar el dinero sagrado de la maestra.

Me supongo, que como otras veces que había montado este tipo de representaciones “culpatorias-victimistas”( aunque jamas tan grandilocuentes) una vez que le los discipulos le demostraron a traves de pasar pruebas humillantes, su sinceridad, Irene aprobó volver a hacerles “terapia” y volver a ser la voz de Dios para ellos.  Concluida la prueba iniciatica y comprobada la sinceridad de los pasos de cada uno( que estarían llenas de pesadas equivocaciones)  el siguiente paso de Irene sería aceptar con resignación cristiana al  alumno, haciendole sentir que nunca ha dejado de creer en él y que estaba segura de que  podía superar esta dificultad. Para mas tarde aceptar el sobre que contiene el dinero de la irresponsabilidad.  De esta manera el discipulo se siente de nuevo conectado a la luz  y de vuelta en el paraiso.Fin de la representación.

Maite


Publicado en Irene Goikolea | 24 Comentarios »