Últimas Entradas »
Últimos Comentarios »
Entradas Populares »

Programa TVE 1 “Habla Maite de Amalurra e Irene goikolea”

Escrito por admin el 14 Mayo 2013 – 9:14


Publicado en El Plan, General, Irene G Uriarte, Irene Goikolea, Seminario, documentos, sentencias | 100 Comentarios »

EL PLAN IV

Escrito por admin el 17 Noviembre 2009 – 10:18

Al principio de nuestra desventura con Irene, una de las primeras actividades que hicimos, fue romper con nuestras relaciones mas queridas, para poder romper la enganche de oscuridad que nos unía a ellas y junto con esto, para liberarnos de nuestra vida anterior, que era mierda, según palabras textuales de Irene, fuimos entregando o regalando los objetos materiales que nos unían a esta vida y que tenían una relevancia especial.
Nunca entendí porque una de nosotros entregó su piano y cual era el enganche que le unía a él, pero el piano terminó descansando en la sala del centro que en aquel entonces teníamos en Bilbao.
Un día Irene bajó a su hija, que tendría  apenas un año, al centro y la sentó al piano, la niña empezó a aporrear el piano y a disfrutar del sonido del teclado, riendo a carcajada limpia. Irene desde sus aires de grandeza, interpretó este juego de la niña, como si ya fuese una consumada pianista y comentó que la música era la manera que tenía la criatura de conectarse con su origen divino. Desde su  imaginativa interpretación, ese era el motivo por el que había disfrutado tanto con el piano.  A partir de este momento, ya la orientó hacia la música. Según ella, la niña tenía muy buenas dotes  y así se lo han ido confirmando, siempre según su versión, todos los profesores que ha tenido.
El caso es que cuando fuimos a vivir a Artzentales el piano, como no podía ser de otra manera, terminó en la sala de Irene, para que su hija, pudiese seguir su formación musical. Hubo otros padres, que también quisieron orientar a sus hijos hacia la música, pero estos niños, se encontraron con el escollo insalvable de tener que convivir con la mejor y escuchar las comparaciones en las que la estrella musical indiscutible, era la hija de Irene. De todas las maneras, hubo una pareja tenaz, que mantuvo  la ilusión de que sus hijos estudiaran música y pasado un tiempo, decidieron comprar un teclado de buena calidad para que una de sus criaturas pudiese practicar.
Cuando los padres tomaron esta decisión, Irene  se encontraba en San Juan de Luz en su periplo anual y resultó que ese año su niña no tenía como practicar. El piano de su sala era demasiado grande y pesado para trasladarlo todos los años para tres meses, pero…..la mujer inocentemente contó a Irene que habían pensado comprarle un teclado a su hija y que iba a ser el regalo de navidad . Irene astutamente, sabiendo que nadie le niega nada, enseguida vio la oportunidad de que su niña tuviera un teclado para practicar, sin que ella tuviese que hacer un desembolso económico y comentó a la madre el porque no lo compraban antes y así se lo podían prestar a ella,  durante el trimestre que estaban en San Juan de Luz. Una vez pasado el trimestre como ya era navidad, ella lo traía de allí y se lo podían regalar a la hija.
Para los de amalurra poder hacer un favor a la jefa, siempre es prioridad numero uno, con lo cual rápidamente compraron el teclado y una tarde se lo llevaron a San Juan de Luz. Cuando terminó el trimestre a Irene se le ocurrió, que se iba a quedar allí a pasar el curso entero, pero casualmente se olvidó completamente del “trato” que había hecho con el teclado.
Cuando  vino a pasar las vacaciones navideñas a amalurra, la madre que le había prestado el teclado pasó unos días horribles, intentando buscar la manera de decírselo  y no ofenderla en el intento. No es tarea fácil, buscar el momento y las palabras adecuadas que no ofendan a Irene, porque en este caso era recordarle que tenía que cumplir su parte del trato. Cuando ya por fin, después de comerse la cabeza un montón, encontró el momento, no debió de encontrar la manera adecuada, porque Irene se ofendió muchísimo, enfadándose con ella. Le gritó en público, humillándola delante de todos por no haber sido nada clara en su petición, ya que, según decía Irene, tras sus palabras se escondía un enfado palpable, que ella sintió claramente. ¿acaso no era lícito que estuviese enfadada después de que ella se desvivió por complacerla e Irene en cambio no la había tenido en cuenta? En amalurra, cuestionar minimamente las acciones de la jefa, está totalmente prohibido. Todo el mundo sabe que quien se atreve a hacerlo, se expone a una bronca en la cual Irene, acaba siendo inocente y quien se ha atrevido a cuestionarla culpable. En este caso,  gritó a la mujer diciéndole que fueran a recoger el piano a San Juan de Luz, que ella ya no lo quería, pero que en realidad su hija no tenía ningún interés en la música y que ellos le estaban imponiendo estudiarla por un deseo de ellos  y por supuesto, tendrían que reflexionar sobre la motivación que les movía…..
El teclado indudablemente, terminó el curso en San Juan de luz, la madre cuando después de pasados unos días, se repuso emocionalmente de la bronca y la humillación fue a pedir perdón a Irene por las maneras en las que le pidió el teclado.  Humildemente  le pidió que  lo aceptara, hasta que la niña de Irene ya no requiriese de sus servicios. Irene haciendo un esfuerzo y un favor a la madre, para que dejara de torturarse por su acción aceptó las disculpas. Aunque parezca mentira ella siempre juega ese papel, de que a pesar de la magnitud de tu ofensa, ella misericordiosamente te perdona, de esta manera hace que te sientas en deuda con ella porque te ha devuelto la paz mental. Lo mas gracioso es que a veces despues de que la has visto fuera de si totalmente, mas adelante  pretende hacerte creer que ha estado  jugando el papel de que se ha ofendido, pero que en realidad no era asi y solamente lo hacía por tu bien, para que aprendieras a humildarte.
Ahora al recordarlo, siento el engaño tan profundo al que nos ha sometido esta mujer y sobretodo me cuesta dar sentido y explicar comprensiblemente la locura en la que hemos estado inmersos. Es tal la sinrazón que en muchas ocasiones opto por no dar detalles, por faltarles a los hechos coherencia, sentido y lógica. Lo mas penoso es que cuando estas alli, Irene es capaz de darle a su locura sentido coherencia y lógica  y hacerte creer que quien esta equivocado es el mundo.

La niña a los que sus padres compraron el teclado por supuesto, abandonó los estudios de música. Ningún niño de amalurra toca ningún instrumento, y se a ciencia cierta que hay niños con capacidades musicales, pero como Irene ve en todo comparación, envidia, celos….  ningún padre se ha planteado viendo las consecuencias, que sus hijos aprendieran música.
Se que en una ocasión hubo alguien que por recomendación de una amiga, apuntó a su hija al conservatorio. Esta niña tenía muy mal oído y la amiga le recomendó que le apuntase a música, para que el oído se le fuera  educando. Esta amiga le dijo que aunque nunca llegase a estudiar música, que siempre era aconsejable educar el oído y máxime en ese tipo de casos. Lo que tuvo que aguantar por parte de Irene fue increíble,  tuvo que escuchar que si lo hacía por envidia hacia su hija, que como podía hacer eso a la niña sin tener oído, etc….con lo cual, después de estos ejemplos…¿quien podía ser el osado que se atreviera a competir con la hija de Irene?
Su hija, si que sigue su carrera musical y este verano ha dado dos recitales en el comedor del restaurante. Para algo ha estudiado en los mejores centros musicales de Bilbao y para llevarla desde Artzentales, cuando vivían en amalurra, Irene tenía a su entera disposición a una cohorte de esclavos que llevaban y traían a niña,  encomendándose sin rechistar y muy agradecidos, a la tarea mas importante, que era la educación del avatar. Aunque para ello tuvieran que perder toda la tarde en Bilbao y dejaran para ello de hacer sus cosas.
Quizás Irene tenía razón y la  niña del teclado estuviese desmotivada para la música y fuese una imposición de los padres, pero ¿hasta que punto en su hija no es lo mismo, le ha venido impuesto desde bebe y la niña ni se atreve a cuestionarle nada? ¿hasta que punto tocar un instrumento es algo que requiere mucha disciplina, los niños se desmotivan, y han de estar los padres motivando?  Yo he visto a la niña de Irene llorar porque quería jugar y su madre la obligaba a tocar el piano durante una hora, mientras los demás jugaban ¿hubiese consentido  Irene que cualquier otra madre que hubiese visto talento musical en su hijo, le hubiese obligado como ella lo ha hecho, a ensayar? Me supongo que jamás lo hubiese consentido y no porque le preocupara  la actitud de los padres con los hijos, sino por la envidia tan grande de que alguien que no fuesen los suyos destacaran en algo.


Publicado en El Plan, amalurra | 27 Comentarios »

El plan III

Escrito por admin el 7 Octubre 2009 – 14:30

El año que la hija de Irene cumplió 5 años, se formó un revuelo fantástico en la comunidad. Desde que nació los regalos de cumpleaños, habían sido a libre voluntad de cada uno, pero siempre teniendo en cuenta quien era la niña, con lo cual, eran unos regalos valiosos, no en vano era el ser por el cual, nos habíamos juntado y daba sentido a nuestra vida en comunidad. Ese año 99, hubo alguien que se empezó a cuestionar, por qué se le tenían que hacer regalos tan caros, cuando a los demas niños se les hacía uno de parte de todos y muchisimo mas económicos. Había algo en su interior, que se revolvía y no pudo mantener silencio e inocentemente compartió su malestar. Esta familia no andaba bien económicamente, la mujer acababa de dejar un trabajo y pagaban una suma importante de préstamo, lo cual dejaba su cuenta corriente al rojo vivo todos los meses.

Como en amalurra, no existen los secretos y uno de los deportes que mas se practica, del cual yo he sido medalla de oro, es el chivateo, su malestar llegó a oidos de Irene, que montó en cólera. Nos convocó a una reunión extraordinaria en la cual nos dijo, que si había una persona que pensaba esto, no sólo era un pensamiento de ella, sino que reflejaba el malestar de todo el grupo y que todos teníamos que mirar haber que pasaba en nuestro interior. En su opinión éramos unos desagradecidos, teníamos con nosotros a un ser que iba a ofrecer su vida por todos y nos estábamos cuestionando una cosa tan materialista como el dinero de los regalos. En un golpe de efecto,  ella decidió que a partir de este momento ya no se le iba a hacer ningún regalo, élla tenía que velar por la energia que recibía la niña y no quería que recibiese nada que no fuese de corazón. Nuestros regalos eran de compromiso y no había ni una gota de corazón en ellos.

Salimos de la reunión, como siempre, con un sentimiento de culpa impresionante, teníamos que solucionar rápidamente el tema, para que a la jefa se le pasara el enfado por el ultraje que habíamos cometido. Decidimos para ello poner un dinero estipulado cada uno, que reflejara nuestro corazón y con la cantidad recogida comprarle los regalos. Durante unos pocos años asi lo hicimos. Las fiestas de cumpleaños, eran unos faustos dignos de una princesa, se hacían en la sala de reuniones del hotel, y la preparabamos entre todos. Unos las tortillas, otros los sandwiches, otros la decoración de la sala….. la madre al principio preparaba religiosamente la tarta del evento, pero con los años terminó preparando únicamente el relleno y eso también, con mucha ayuda.

Recuerdo, que en una ocasión, viendo el despliegue de medios que se hacía para la organización la de fiesta y la cantidad de regalos que recibía, muy recatadamente pregunté a Irene, que no sabía que responder a mi hija, si me preguntaba el por qué de aquel montaje. Las fiestas de los demas niños eran muchísimo mas simples, se hacían normalmente en casa, en la txabola o si el tiempo acompañaba fuera. De parte de todos se les hacía un regalo y luego el de los padres, osea nada que ver. Ella muy ufanamente, me respondió que le dijera que lo hacíamos asi para demostrar nuestro agradecimiento a Irene, yo como una pardilla asentí. Nunca mi hija, me preguntó nada y he de decir que agradecí mucho su discreción.

Al cabo de un tiempo,  Irene tuvo un clarón terapéutico-espiritual y nos dijo que detrás de poner todos la misma cantidad de dinero para los cuantiosos regalos, nos estábamos escondiendo y que no reflejaba nuestro corazón, con lo cual decidimos poner cada uno la cantidad que  quisiera. Esto tampoco llenó su exigencia y pidió a la persona encargada de recoger el dinero que le pasara la lista de las personas que lo poníamos , para saber la suma exacta que ponía cada uno y comprobar asi quien se entregaba de corazón, la cantidad  de entrega, la medía  en base al dinero que poníamos.

Como se recogía muchísimo dinero y a la niña se le hacían muchísimos regalos y muy buenos por cierto,  llegó un año en que a Irene parece ser que le remordió la conciencia y nos dijo, que en el cumpleaños le hicieramos solamente un regalo, como a los demas niños y que el dinero que sobrara, se lo entregaramos a ella, para irle comprando mas adelante, las cosas que le fueran haciendo falta. Todo esto de los regalos, fue con la hija mayor, pero mas tarde se fue extendiendo con sus otros dos hijos también. Estos cambios de parecer de Irene, según la tripa que se le rompíera y según sus caprichos, es a lo que nos ha tenido acostumbrados, pero siempre, lo ha sabido camuflar muy bien llamando a sus caprichos, terapia y razonándolos hasta que el inerlocutor caía extenuado.
Antes de que naciera el ser, un canal le comunicó a Irene que para poder cumplir con su misión, debía saber 4 idiomas antes de los siete años, para llevar hacia adelante este quehacer comenzó la peregrinación preescolar al extranjero, algo que se alargó durante toda la primaria de la niña. Primero, para hacer contacto con el idioma, fueron unos dias a Inglaterra,  para mas tarde ir cada primer trimestre de curso a San Juan de Luz y matricularla en una escuela, para que aprendiera frances. Todo esto, aunque raro, no lo hubiese sido tanto, sino hubiese necesitado un séquito que le ayudara a poder llevar su estancia con total comodidad . Cada lunes a las 6 de la mañana, se hacía el correspondiente desembarco de víveres de la cocina del comedor ( la cantidad suficiente para ahorrarle el trabajo de unos días) al coche de Irene. Siempre había quien la acompañaba en su periplo y permanecía con ella uno o dos días, según las necesidades de la jefa. Las necesidades de su familia o las de la comunidad, como siempre quedaban en su segundo plano, porque por lo general quienes la acompañaban, eran las encargadas de los niños y la cocina, con lo cual había que buscar quien las sustituyera en sus trabajos comunales. Esta claro que la función principal, de todos los miembros de la comunidad era el facilitar que la niña, lograra sus objetivos para cumplir su misión.

Otra anécdota resaltable, fue que el año 98, cuando llegamos alli,  hubo una persona que se iba a encargar de cuidar de los niños, esta misma persona había canalizado años antes, que Irene iba a necesitar mucho dinero para la educación de su hija. Viajes al extranjero, estudios superiores en universiades de prestigio, conocimientos “in situ” de difrerentes religiones…..Con lo cual, conmovida por lo que ella misma había canalizado, decidió como “entrega”, donar su sueldo a Irene, para los gastos que iba a tener en un futuro, en la educación de la niña. Ella con mucha visión de los negocios, pensó que la mejor manera de rentabilizar el dinero, era comprarse un piso e ir pagándolo con ese dinero y un poquito mas que podía salir de la misma caja, la caja del dinero que los demas padres poníamos para el cuidado de nuestros hijos, porque ella jamás pagó por el cuidado de los suyos. Tambien alquiló la casa a un miembro del grupo, con lo cual, todos los gastos y asuntos de la casa quedaban resueltos.Cuando la cuidadora de los niños, cesó en su trabajo y se puso otra en su lugar, que cobraba, Irene siguió cogiendo la cantidad correspondiente, sin variar en nada las condiciones anteriores, ni consultar con la gente que poníamos el dinero, nuestro parecer. Estoy segura, que por pura supervivencia, no por fe, hubiesemos asentido aunque por dentro nos hubiese rascado, pero en este detalle se puede comprobar la maginificencia de su reinado, es la Reina Sol. Yo hago y deshago a mi antojo, sin informar a mis súbditos de mis decisiones y sin preguntarles  su opinión.

Este hecho, como ya comenté anteriormente, nunca ha sido de dominio público en la comunidad, y eso que se hacía con el dinero de los padres. Hubo una persona, que aún sigue vinculada a la comunidad, que cuando se enteró de esto hace un año, su primera reacción fue negarlo, Irene no podía haber hecho algo asi. Supongo que cuando ya fue de dominio público, Irene daría una explicación en la como sempre, culparía a mas de una persona, por no haber informado del hecho al resto, quedando ella exenta de culpa, cuando la única beneficiaria y culpable ha sido ella. O quizas no dió ninguna explicación, como no la  dió cuando nos enteramos que factura de sus teléfonos las pagábamos con el dinero de la comunidad  y como ocurrió entonces, nadie se ha  atrevido a preguntarle nada. De lo que estoy completamente segura, es de que no se ha disculpado por haber cogido dinero ajeno tan astuta y sigilosamente.

Lo mas grotesco de este tema, es que despues de haber comprado un piso en Zalla con nuestro dinero, al venderlo, en un alarde de generosidad sublime, que tuvimos que agradecerle con total pomposidad, prestó el dinero de la venta a una de las sociedades, para la adquisición de unos terrenos. Este préstamo, ha quedado muy bien reflejado en las cuentas de amalurra ostatua s.l.. Un derroche de bondad, que su abogada se ocupó recientemente de recordarme, supongo que para convencerme y conmoverme por su buen corazón.

continuará……


Publicado en El Plan, Irene Goikolea, amalurra | 59 Comentarios »

El Plan II

Escrito por admin el 3 Octubre 2009 – 10:19

Antes de nacer el ser, Irene “pidió” a unos cuantos de amalurra, que  compusieran una canción para la celebración, el evento era digno de ser cantado y recordado, como en la edad media, que los juglares cantaban por los pueblos el nacimiento y muerte de los héroes. Así lo hicieron,  así nos la aprendimos todos y  asi la hemos cantado en todas las celebraciones durante todos estos años en amalurra. Hubo una temporada en que sin reparar en el porqué, dejamos de cantarla pero, con la bronca terapéutico-espiritual que nos cayó, rápidamente la introdujimos obedientemente en el repertorio. Los niños tambien sabían a quien estaba dedicada la canción. No sé si alguna vez se habrán preguntado porque un niño tenía canción y el resto no, seguramente que si, pero sagazmente han callado.

Durante todo su embarazo, estuve yendo a su casa todos los días a canalizar el programa de su vida, no cabía en este “trabajo” ni un retraso, ni una queja, porque para mi era un honor canalizar la misión del ser. Como ya conté anteriormente, era importante porque a partir de este montaje del  plan, se estaba dando forma a la locura actual sobre la que gira amalurra.

Una vez que  nació todo eran señales que indicaban su origen excelso, las manos abiertas al dormir indicaban su conexión, la blancura extrema de su piel era por la luz que emanaba. Cuando creció, habló y cantó  rápido, como otros muchos niños, nada extraordinario, pero para ella era el signo de la inteligencia superior que necesitaba para su misión. Esta claro que para todas las madres sus hijos son algo especial y que todos perdemos un poco la cabeza alabando sus cualidades, pero lo de Irene no era sólo amor de madre, sino que era un querernos convencer a todos, de que aquella criatura normal y corriente como todas, era un ser elevado que iba a entregar incluso su vida por una misión especial. El mismo año nacieron otras dos criaturas y según iban creciendo, una de las madres tuvo que soportar, que Irene la comparara continuamente con su hija. De la otra  decía que tenía mucha mundología y que para lo pequeña que era, tenía mucha malicia, a todo lo que hacía o decía le sacaba punta. La suya en cambio, era la pura inocencia, la bondad personificada.  Los padres de la otra niña, decidieron irse y entre los motivos que tenían, estaba que no querían seguir soportando estas comparaciones y que su hija fuese de segunda clase. Muchas veces he pensado que fueron muy inteligentes,  fueron capaces de preveer lo que ocurriría con el tiempo y quisieron evitarle ese sufrimiento a su hija.

Yo, como ya dije, era la encargada de escribir la historia de amalurra, por lo que Irene también me encomendó la tarea de escribir la biografía de su hija, con lo cual, se le ocurrió la brillante idea, de que tenía que escribir todas las anécdotas en las que ella se desvelaba como un gran ser. Cuantas broncas me habrán caído, porque en las innumerables ocasiones que a ella le parecía que la niña, se había lucido con una actuación o una respuesta ingeniosa, diríase que divina, pero normal en todos los niños, yo no la había apuntado. Ahora mismo me parece una crueldad, que me culpara por no estar atenta y recogerlas, cuando yo tenía hijos y ella sabía que yo no lo hacía ni con los míos. Lo mas natural hubiese sido que las hubiera apuntado  ella y luego me las pasara para tener material para escribir el libro.

En otra ocasión estando en Barcelona, viendo a Amma, empezó a decirnos a los que  estábamos con ella, que sabiendo quien era su hija, no habíamos grabado en video su infancia, evidentemente era la maniobra de siempre, querernos culpar. Yo me acuerdo que le dije, que yo no tenía video y ni sabía manejarlo, me calló diciendo que era una excusa tonta, y que había que tener un documento gráfico con la vida de su hija, para el día de mañana. Que lo único que podíamos hacer era reconocer que no habíamos estado atentos, ni a la altura de las circunstancias. El cielo nos había enviado un regalo y con esa actitud estaba claro que no lo estábamos agradeciendo. Una pareja que estaba con nosotras, llevados seguramente por un sentimiento de culpa, de no considerar a la niña en su condición divina y de peloteo al mismo tiempo, se responsabilizaron de grabarla ellos. Nunca lo hicieron, o al menos no los vi y creo que no lo hicieron porque considero que es antinatural, que  grabes las gracias del niño de otro.  Estas son las cosas fuera de lugar que hemos vivido allí, tener que llegar a donde no llegaba ella con sus hijos, hacer por ellos lo que ella no hacía, dejando a los tuyos en un segundo plano y lo peor era que teníamos que considerararlo como  un honor . Una locura mas de tantas, pero esta en concreto, muy dolorosa para los padres, por eso me reitero en lo inteligentes que fueron los que se marcharon por no soportar las vejaciones, que los demás hemos aguantado estoicamente, como verdaderos gilipollas, por el plan.

Una de las vejaciones que me hizo, fue en una reunión general que tuvimos en su casa un viernes a la noche, no recuerdo el tema del que estábamos hablando , pero recuerdo como ella derepente arremetió contra mi. Un familiar me había dicho que yo fuese vestida como quisiese, pero que a las niñas las llevara guapas, esas tonterias de los pueblos.  Yo imbécil de mi, se lo había contado a ella. En esa época mis hijas eran pequeñas, tendrían 2 y 4 años. Aunque no disponíamos de dinero para comprarles ropa suficiente, con la ropa que me pasaban y un lazo en el pelo recogiendoselo, las llevaba conjuntadas y como han sido muy lucidas, siempre estaban guapas.

El caso es que en la reunión me empezó a decir que lo de ponerles lazos para ir a la escuela en un pueblo tan pequeño, era una ostentación y que lo estaba haciendo por quedar bien con la familia porque me sentía culpable con ellos…. . Yo no daba crédito a lo que estaba oyendo, no entendía nada y ni tan siquiera contesté, ella siguió con sus argumentos terapéuticos de pacotilla, buscando el consenso general a sus palabras, para terminar diciendo que  quería poner a mis hijas en un lugar por encima de las suyas, sabiendo como sabía quien era su hija. Incluso me dijo que era una falta de respeto hacia ella, porque yo no estaba en mi lugar y quería destacar a traves de mis hijas. Salí de la reunión desconcertada, sin entender nada. Recuerdo que mi marido al ver como llegué  a casa me dijo: “Estáte tranquila Maite, es pura envidia. Ella  les viste con ropa cara, pero las nuestras lucen mas”. Ni que decir tiene, que a partir de ese momento por pura supervivencia y no escuchar mas broncas, acaté sus palabras,  aunque no estaba  de acuerdo y poco a poco les fui quitando los lazos.

Las palabras de Irene aparte de ser una incoherencia total, fruto de su envidia, porque quien ostentaba en el pueblo y en la escuela era ella, llevando a los niños con ropa de marca carísima, eran para esconder  en ella, lo que considera mierda en los demas: la envidia. Ahora entiendo que sus miserias humanas, como en este caso la envidia, las camuflaba con consejos terapéuticos baratos, que lo para lo único que valían eran para llevarte a un lugar sin salida donde te culpabas mas. Pero ella con nosotros conseguía el resultado perfecto, seguías enganchado a ella fuera como fuera. Por un lado te culpabas  por no ser capaz de ver lo que estabas haciendo mal y por otro, por haber dudado de que los consejos espirituales que te había dado, fuesen los adecuados para esa situación en concreto. Y para expiar los pensamientos y acciones negativas hacia ella, había que hacerle un peloteo exagerado, con el cual ella se aprovechaba y te humillaba, aunque ella habilmente te hacía ver que todo eso, era por tu bien y el perdón de tus pecados. Una rueda en la que nos ha movido a su antojo, con la misma estrategia medieval que la Iglesia Católica, pecado,culpa y mas culpa, arrepentimiento y expiación de  los pecados….

continuará


Publicado en El Plan | 12 Comentarios »

El Plan (parte I)

Escrito por admin el 26 Septiembre 2009 – 14:35

En el año 1992 una canal, que mas tarde se fue, debió de contactar según contó Irene, con dos seres que deseaban venir a la tierra a realizar una misión especial, pero para ello necesitaban dos familias que estuvieran dispuestas a tenerles. Ella dando muestras de su obediencia y disposición total al cielo, dijo que ella estaba dispuesta a ser la madre de  uno de los dos seres y al de un año se quedó embarazada se supone que de este ser. A partir del  momento en el que se hizo la conexión con el ser, se ideó la gran farsa sobre la que ella ha cimentado todo su proyecto sectario. Según sus propias palabras, el proyecto que mas tarde se conocería como amalurra, se concebía  para posibilitar, que este gran ser desarrollara su magna obra.

Era un ser que venía por primera vez a la tierra y para la realización de este plan necesitaba que doce seres mas le acompañaran a ejecutarlo, y con esto comenzó la campaña de reclutación y captación de Irene. Para llevar a cabo el plan  de salvación necesitaba parejas jóvenes dispuestas a ser los padres de los doce niños, que vendrían a colaborar con el niño de Irene, a elevar la conciencia de la tierra .Todo este montaje estaba por supuesto planeado, avalado y confirmado  por los maestros.

Todos los que entraban a formar parte de amalurra se enteraban del PLAN (que luego había que mantener en un riguroso secreto)  el cual actuaba como un gran gancho para entrar en el proyecto, ¿Quién no ha tenido el sueño infantil de salvar de las garras del mal a la tierra? ¿Quién no ha querido alguna vez en su vida colaborar en un trabajo desinteresado por el bien de la humanidad? Este es el gran gancho de amalurra: EL PLAN por excelencia, si además de colaborar, tu hijo es uno de los protagonistas, mejor que mejor. Te sientes elegido y bendecido por los dioses que te dan el honor de beatificar tu familia, con un miembro santo, que colabora como un apóstol moderno con un Jesucristo de nuestros días. Toda una locura, que ha hecho que la viéramos como la madre de un Mesías que entregaba incluso su vida, por un proyecto excelso.

Antes de que Irene se quedara embarazada todos los mensajes canalizados hablaban de que iba a tener un niño, incluso tenía nombre, Damián. Cuando se quedó embarazada y la ecografía dijo, que era niña, los canales, enseguida canalizamos mensajes en los que se tranquilizaba a Irene del “pequeño” fallo. Quizás este hubiera sido el momento para hacer una seria reflexión y dejarlo todo, pero por aquel entonces a nuestro alrededor todo estaba muy revuelto. Las familias alarmadas por nuestro extraño comportamiento, habían comenzado a juntarse y a hacer reuniones, pusieron una denuncia a Irene acusándola de ser la líder de una secta, de corrupción de menores, estafa y tráfico de drogas. La denuncia quedó archivada, porque no tenían pruebas, pero la historia había saltado a la opinión pública por lo que fue una época de mucho dolor y sufrimiento para todos. Nosotros nos apiñamos al lado de Irene, e hicimos una apuesta muy fuerte: demostrar, costara lo que costará y cayera quien cayera, que la gente, incluidos familia y amigos estaban equivocados, que no éramos una secta y nuestra líder era inocente.

En aquel momento no nos pusimos en los zapatos de las familias, valorando el sufrimiento inutil que habíamos provocado con nuestra actitud, lo importante, como siempre, era el dolor y el sufrimiento de Irene, ni tan siquiera el nuestro. Este ha sido el esquema que hemos repetido una y otra vez a lo largo de todos estos años, jamas hemos valorado el daño que hemos causado, sino el que se le hacía o le hacíamos a Irene. Ella nos ha repetido hasta la saciedad que ella ha perdido la fama y todas sus relaciones, por su entrega total a nosotros, es decir, la entrega a nuestra evolución personal y espiritual. Una deuda que me supongo, jamas será pagada por nadie, por ser demasiado elevada.

Ahora examinándolo desde una posición diferente y desde la distancia que da el tiempo transcurrido, considero, que en todos estos años nos hemos dejado literalmente la vida, para demostrar que no éramos una secta, cuando para todo el mundo era obvio que si lo éramos. Quizás el invertir tanta energía en esta lucha de enfrentamientos con todo y con todos, inclusive con nuestros seres queridos, haya sido una de las razones, para que el sambenito siguiera y la leyenda aumentara.

Lo de PLAN, nos lo creímos todos, nos daba cierto caché en el mundillo espiritual, aunque fuese un secreto, nosotros nos sentíamos especiales e Irene lo ha usado en multitud de ocasiones, como artimaña para culpar a las parejas que planeaban abandonar amalurra . Irse era traicionar el Plan para el que habíamos sido elegidos y alejar de la conciencia a los “hijos discípulos” que habían elegido esa misión para su vida. Cualquier cosa podía ocurrirte si abandonabas, cualquier desgracia podría cernirse sobre la familia, era una gran responsabilidad que no podías eludir yendote de amalurra por un simple enfado o subidón de soberbia.  El tema de los niños le ha ayudado a manipular a los padres para impedir que abandonaran, ejerciendo sobre ellos una gran presión que ella manejaba a su antojo con facilidad.
Cada vez que se ha ido una pareja que tenía un niño de los del plan,  Irene verdaderamente se ha  preocupado mucho de que el niño perdiera su conciencia divina. Hasta ese punto llega su arrogancia, a pensar que amalurra era el mejor lugar, el mas excelso y elevado para el desarrollo espiritual y el resto de la tierra estaba sumida en la mas terrible oscuridad, era el reinado de  la mente, el dinero y el consumismo. “Las luces de neon de la tierra, las del  materialismo han arrastrado a….”dijo una vez, por una persona que se había ido, llevandose a su hijo. Cuando ella es la viva imagen del shopping, no hay mas que entrar en su casa para comprobar lo llena que está de cosas superfluas, abrir sus armarios para ver como rebosan de ropa de marca y darse una vuelta por su casa de Bilbao y contemplar el mobiliario millonario y la obra sin presupuesto que ha realizado.

Al principio todo giraba alrededor del PLAN de los niños, incluso la comunidad se montó sobre estos cimientos , las tierras, el trabajo interno….El trabajo físico que hacíamos en la comunidad, Irene enseguida lo llamó servicio, porque era en pos de esta ONG espiritual que ella se había montado, en beneficio propio.  Ser la MADRE del gran ser hizo que ella ocupara un puesto de privilegio, no en vano los dioses la habían elegido a ella.


Publicado en El Plan | 24 Comentarios »